Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Zepp-LaRouche: Dejen el juego suicida, fomenten el diálogo y la cooperación con Rusia y con China

4 de febrero de 2019
b2-bomber-jan17-2019.jpg
Personal de la Base Conjunta de Pearl Harbor-Hickam, Hawái, preparan un bombardero B-2 de la Fuerza Aérea para una misión de entrenamiento, 17 de enero de 2019. (Foto: Air Force Senior Airman Thomas Barley).

4 de febrero de 2019 — El gobierno ruso considera que la situación estratégica del mundo, luego de que Estados Unidos se retiró del Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias (INF, por sus siglas en ingles), es “en conjunto, muy alarmante”. Esas son las palabras que utilizó el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en una conversación con el Presidente Vladimir Putin y el ministro de la Defensa, Sergei Shoigu, la cual se publicó de manera prominente en el portal electrónico del Kremlin el 2 de febrero. En ese mismo intercambio, Putin anunció que Rusia respondería “de manera simétrica” y que abandonaría también el Tratado INF y desarrollará sus propios misiles de alcance intermedio, así como otros sistemas de armas. El diálogo entre los dirigentes rusos ubicó la crisis actual como parte de un arco histórico más amplio, comenzando con el retiro de Estados Unidos del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM, en sus siglas en inglés) en 2002, durante el gobierno de George W. Bush, que fue precisamente el motivo por el cual Rusia inició su programa de desarrollar sistemas de armas basados en nuevos principios físicos, los cuales presentó el Presidente Putin en su histórico discurso a la Asamblea Federal el 1º de marzo de 2018.

Helga Zepp-LaRouche comentó ayer que la situación estratégica mundial es realmente “muy, muy grave”, y exige acciones urgentes. Ya en su videoconferencia semanal del 31 de enero, un día antes de que Estados Unidos anunciara formalmente su retiro del Tratado INF, le preguntaron a Zepp-LaRouche: “De sus pláticas con otras personas, de su experiencia, hay personas en Rusia y China que entienden la posibilidad, o que son concientes de la posibilidad que tiene este acuerdo entre las cuatro potencias [entre Estados Unidos, Rusia, China e India], y de utilizarlo como base para un Nuevo Bretton Woods?” A lo cual ella respondió:

“Bueno, creo que esa es una gran interrogante. Porque, en general, yo creo que los chinos, dependiendo de cómo vayan estas negociaciones comerciales con el Presidente Trump... Si eso sale bien, entonces yo diría que en general, los chinos tienden a ser más optimistas para cambiar el rumbo de la historia.

“Los rusos, en mi experiencia, son muy pesimistas. Ellos ven la posible cancelación del Tratado INF, ven todas las demás referencias muy agresivas contra Rusia, y piensan que hay una muy pequeña posibilidad, si es que hay alguna, de que Estados Unidos cambie de aquí a muchos años.

“Ahora bien, yo no creo que esa sea la respuesta final... Yo creo que cualquiera que este en sus cabales, que no quiera poner en riesgo la existencia de la especie humana, debe fomentar el diálogo y la cooperación, en vez de seguir con este juego suicida, que puede hacer estallar realmente a toda la especie humana.

“Yo creo que los rusos necesitan ver algunas señales de que los estadounidenses y los europeos están dispuestos a alejarse de este rumbo demencial de confrontación, para desarrollar la esperanza de que se puede cambiar. Y eso no puede salir de Rusia; solo puede salir de adentro de Occidente”.

Trump puede ayudar a poner las cosas en la vía correcta al conseguir un paquete completo de cooperación económica con China; avanzando con sus negociaciones exitosas con Corea del Norte; y sacando las tropas estadounidenses de Siria y acabar con la era de las guerras de agresión de Bush y de Obama; tal y como prometió Trump que lo haría durante su campaña presidencial. Y podemos ayudar a Trump a que haga todo esto, derrotando al golpe de Estado contra su gobierno, orquestado por los británicos.

Pero quizás la señala más elocuente de que Estados Unidos ha adoptado el rumbo adecuado, sería que el Presidente Trump exonere finalmente a Lyndon LaRouche, y proceda a implementar sus políticas de un acuerdo de las Cuatro Potencias para organizar un Nuevo Bretton Woods para sustituir al moribundo imperio británico.