Washington se decide por el cambio de régimen en Venezuela; reconoce formalmente al Presidente de la Asamblea Nacional como Presidente Interino

24 de enero de 2019

23 de enero de 2019 — Incitado por el partido belicista de Londres en Washington, entre ellos el vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado Mike Pompeo, la Casa Blanca anunció hoy su “reconocimiento al Presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, como el Presidente Interino de Venezuela. En su papel como única rama legítima de gobierno debidamente electa por el pueblo venezolano, la Asamblea Nacional invocó la Constitución del país para declarar ilegítimo a Nicolás Maduro, y por ende, vacante el cargo de la Presidencia”. Canadá y varios países iberoamericanos, como Brasil, Argentina y Colombia, siguieron el ejemplo de Washington rápidamente.

El gobierno de Maduro en Caracas respondió con la ruptura de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, y le ordenó a los diplomáticos estadounidenses salir del país en un plazo de 72 horas.

China, Rusia, México y muchos otros países siguen reconociendo al gobierno de Maduro, que ganó una reelección recientemente, y se han rehusado a participar en ninguna “interferencia en los asuntos internos de una nación soberana”.

Lo que se ha armado ahora es la trampa británica para desatar una confrontación geopolítica a gran escala en las Américas, posiblemente incluso con una guerra civil violenta dentro de Venezuela. Por lo pronto, las fuerzas armadas venezolanas, que son decisivas, siguen del lado de Maduro.

Ya las bocazas del partido de la guerra en Washington están señalando a Rusia y a China como amenazas para la seguridad de Estados Unidos y por rehusarse a unirse a la operación para derrocar a Maduro. Se refieren a Venezuela, Nicaragua y a Cuba como “cabezas de playa” de Rusia y China en las Américas, como parte del esfuerzo de Londres para detener la extensión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en las Américas. El vicepresidente Pence alegó en un discurso reciente que Estados Unidos se enfrenta a una “manada de lobos de Estados forajidos”, un comentario que el periódico Air Force Times señaló de manera perspicaz que esa es la forma como “Pence canaliza su Bush interno”.

Lyndon LaRouche fue uno de los primeros estadistas internacionales que criticó severamente al Presidente venezolano Hugo Chávez, y a Maduro, su sucesor ungido, por su jacobinismo patrocinado por los británicos. Pero LaRouche también insistió repetidamente que no se deben utilizar las operaciones de cambio de régimen, ni siquiera en Venezuela, porque con eso se abre la Caja de Pandora que busca Londres para acabar con el sistema de soberanía nacional westfaliano, y desatar el caos. El intento actual por derrocar al gobierno de Maduro, muy bien podría resultar en eso precisamente, de la misma manera en que resultaron las operaciones de cambio de régimen de Bush y de Obama en Iraq, Libia, Siria y otras partes.