López Obrador reafirma el mandato de la Constitución mexicana a la no intervención en asuntos de otras naciones

10 de enero de 2019

10 de enero del 2019 — México está bajo una enorme presión por haberse rehusado a firmar la carta del “Grupo de Lima” en donde condena la toma de posesión, otra vez, del Presidente Nicolás Maduro de Venezuela. Al preguntarle (dos veces) sobre esta decisión en la rueda de prensa del 7 de enero, el Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dio una respuesta extensa y detallada.

“¿Quién tiene una Constitución por ahí?” comenzó preguntando a su equipo de prensa. “El 89 de la Constitución, por ahí, fracción décima. A ver, ahí ustedes ayúdenme. Está entre mis facultades como presidente de la República”.

El periodista que hizo la pregunta comenzó a leer el párrafo pertinente sobre las facultades del Presidente en la política de relaciones exteriores. Cuando llegó a la declaración que dice, “En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos”... López Obrador lo interrumpió allí: “Ahí está”. El siguiente principio: “La no intervención”. El Presidente interrumpió de nuevo: “A ver, a ver, despacio, despacio. Repite”, repite eso, dijo AMLO. De ese modo el intercambio continuó a lo largo de la lectura de los principios de “la solución pacífica de controversias” y “la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales”.

Allí lo tienes, repitió López Obrador. “Así. Es un principio constitucional, la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. A veces se olvida porque hubo un tiempo en que no se cumplía con esa política”. El le recordó a los periodistas que esto es un principio que no solo existe en la Constitución, sino que es además un principio político que fue expresado por el gran Presidente Benito Juárez, quien declaró luego de haber restaurado la República después de la invasión franco-anglosajona: “El respeto -dice- entre los pueblos, entre las personas, entre los pueblos, entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

“Para mí la mejor política exterior es la interior”, continuó López Obrador diciendo. “Nosotros tenemos mucho trabajo... Si nosotros acabamos con la corrupción en México, si hay trabajo, progreso, bienestar en México, vamos a ser respetados en todo el mundo”.

No vamos a intervenir en Venezuela, del mismo modo en que no nos vamos a involucrar en las disputas internas de Estados Unidos, agregó. “No podemos estarnos inmiscuyendo, metiéndonos en la vida interna de otro país porque nosotros no queremos que nadie, ningún gobierno extranjero intervenga en los asuntos que sólo corresponden a los mexicanos...”

AMLO concluyó diciendo: “Pero estoy muy contento porque volvemos a la tradición de política exterior que siempre nos dio un lugar especial en el mundo”.