Más esfuerzos para sabotear la decisión de Trump de salirse de Siria provenientes del interior de su gobierno

8 de enero de 2019

8 de enero del 2019 — El periódico británico The Guardian publicó una reseña el sábado 5 de enero, donde cita a un funcionario anónimo del gobierno de Trump, quien habló con los periodistas que viajaban con el Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en su viaje reciente a Israel y Turquía. Este funcionario les dijo supuestamente que Bolton discutiría los detalles del anuncio hecho por Trump de salirse de Siria, con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y con el Presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y que, en palabras del Guardian, “se espera que Bolton explicará que algunas tropas estadounidenses emplazadas en Siria para pelear contra el Estado Islámico se irán para Iraq con la misma misión, y que es posible que algunas de las fuerzas de Estados Unidos sigan acantonadas en el puesto militar clave de Al-Tanf, en el sur de Siria, para combatir el aumento de la actividad iraní. Además Bolton transmitiría el mensaje de que Estados Unidos sería ‘muy comprensivo’ con relación a los ataques de Israel en contra de blancos iraníes en Siria, según dijo el funcionario, quien no estaba autorizado a discutir públicamente los planes de Bolton antes de las reuniones y habló bajo condición de anonimato”.

Como es usual, no se dice si The Guardian creó las declaraciones que le atribuyen en base a mentiras, para servir a la política de Londres. Sin embargo, el propio Bolton hizo declaraciones oficiales a los periodistas que viajaban con él, de lo cual sale a relucir que hay un esfuerzo en marcha para condicionar, retrasar y poner restricciones al anuncio de Trump de retirar las tropas de Siria. Bolton declaró el domingo 6 de enero:

“Hay objetivos que queremos cumplir que condicionan las decisiones de la política de retiro [de las tropas estadounidenses de Siria] que necesitamos implementar… Esta es una misión de causa y efecto. El cronograma o el momento para retirarnos ocurriría como resultado de que las condiciones se hayan cumplido y que se establezcan las circunstancias que estamos buscando. Y una vez que eso se haya logrado, entonces podemos hablar de un cronograma”.

Además Bolton sugirió que el retiro de Estados Unidos no sería completo, y se refirió en particular a la base de Al-Tanf: “Primero, el punto es que nos retiraremos de la zona noreste de Siria. De manera que va a haber un ambiente distinto allí cuando nos vayamos, no hay ninguna duda sobre eso. Pero no deseamos de ninguna manera ver que la influencia de Irán aumente, eso es seguro. Luego está la guarnición de Al-Tanf, que todavía tiene una importancia estratégica en conexión con nuestra determinación a que Irán no alcance el arco de control desde Irán, a través de Iraq y hasta Siria”.

Y con respecto a Turquía, Bolton dijo: “No creemos que los turcos deban llevar a cabo acciones militares que no estén plenamente coordinadas y acordadas con Estados Unidos, en un mínimo, de manera que no pongan en peligro a nuestras tropas, pero además que puedan cubrir los requerimientos hechos por el Presidente, de que las fuerzas de oposición sirias que han peleado con nosotros no corran peligro”. La interpretación que le están dando los cables de noticias a esto, es como si fuera una declaración de que Estados Unidos le va a exigir a Erdogan que no ataque a los kurdos, como condición para el retiro de las tropas estadounidenses de Siria.

Bolton estuvo en Israel el 6 y 7 de enero, y luego en Turquía el 8 de enero, en donde se le unió el general Joseph Dunford, Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.