Paz en Siria: más evidencias de que todos los caminos conducen a Moscú

7 de enero de 2019

7 de enero de 2019 – Cada vez hay más pruebas de que no hay solución al conflicto en Siria sin la participación de Rusia, en especial después del anuncio del Presidente Trump del 19 de diciembre, en el sentido de que iba a retirar las tropas estadounidenses de Siria. Proliferan los informes de que Rusia está realizando grandes esfuerzos para establecer condiciones para que se logre una especie de arreglo que le dé a todas las partes interesadas (aparte de los grupos identificados como terroristas) incentivos para evitar un conflicto mayor. El corresponsal en Moscú de Al Monitor, Maxim Suchkov, informó el 1º de enero que en Ankara se considera que la decisión de Trump refuerza aún más el papel de Rusia como negociador en Siria y que todos los caminos que tienen que ver con la situación en Idlib y el este del Eúfrates ahora llevan a Moscú. La “entrega” por parte de Trump de las operaciones en Siria al Presidente turco Recep Tayyip Erdogan se ve en Moscú como “un reflejo de esta intención” escribe Suchkov.

Suchkov dijo que el enfoque ruso no es crear divisiones entre Ankara y Washington, sino ofrecerle a los turcos una serie de incentivos tan poderosos que se “aferren” a Moscú en vez de a Estados Unidos, en tanto que, a la misma vez, Erdogan está tratando de jugar tanto con EU como con Rusia para sacar el mejor partido a favor de los intereses de Turquía. En la situación actual en Turquía, “Rusia muestra empatía con las preocupaciones de seguridad fundamentales de Turquía sobre [las milicias curdas] el YPG y otras fuerzas curdas. Turquía, a su vez, se ha tenido que aliar con la agenda de Moscú sobre la preservación de la integridad territorial siria y en que Assad sea el gobernante de país, al menos por el momento”.

Los curdos también están volviendo la vista ahora a Rusia; en su caso, para que medien pláticas entre ellos y Damasco que incluya una “defensa integral” de su territorio en contra de los turcos. Rudaw, el noticiero curdo iraquí con sede en Erbil en el norte de Iraq, informó que, en las reuniones del 14 de diciembre en el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso en Moscú, una delegación curda siria presentó una guía para un diálogo enfocado en proteger el norte de Siria “en concordancia con un sistema de defensa integral de Siria de amenazas extranjeras”, para incluir constitucionalmente su región en una Siria unificada y una distribución justa de la riqueza económica en el país. Bedran Ciya Kurd, un funcionario de alto nivel en la dirigencia curda, le declaró lo anterior al noticiero local ANHA el 31 de diciembre.

La delegación le pidió a Rusia que mediara dicho diálogo. Se informa que el ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que ellos van a tomar “muy en serio” su papel y estaban dispuestos “a trabajar juntos para proteger la soberanía y la integridad territorial de Siria”.

La columna de revista de la semana de Al Monitor argumenta que para conservar la paz en Siria se va a requerir en última instancia de una coordinación más profunda entre Estados Unidos y Rusia, que evite se produzca una nueva ronda de derramamiento de sangre costoso, más allá de lo que los rusos han hecho ya para evitar un asalto del ejército sirio contra Idlib o una escalada entre Israel, Siria e Irán. Si bien los rusos están tomando en consideración los intereses de Turquía, los curdos e incluso de Israel, Estados Unidos sigue siendo la pieza que falta en la estrategia rusa. Al Monitor destaca que el ex embajador estadounidense en Siria, Robert Ford, argumentó en una columna en el Washington Post de hace una semana, que Estados Unidos debe ofrecer a Rusia cooperación para allanar el camino para un acuerdo entre el SDF y Damasco que permita a las tropas sirias regresar al este de Siria de una manera que satisfaga las preocupaciones de seguridad de Turquía y no le dé un espacio nuevo al Estado Islámico”.