Mensaje de Año Nuevo de Helga Zepp-LaRouche

jue, 3 ene 2019 - 07:43 am

Mensaje de Año Nuevo de Helga Zepp-LaRouche, 1 ene 2019

1 de enero de 2019

Les deseo a todos muy buen año nuevo. Algunos de ustedes posiblemente se acuerden que, hace un año, decidí que la meta más importante para el 2018 era sobreponernos a la geopolítica. Y muchos de ustedes probablemente pensaron: “¿La geopolítica? ¿Y eso que es? Es realmente el problema más apremiante?” Yo sostengo eso porque la geopolítica ha sido la causa de dos guerras mundiales, y porque no podemos seguir con tal política de confrontación en la era de las armas termonucleares.

Ahora, veamos lo que pasó en el año que acaba de terminar. Hubo un gran número de avances, donde muchas regiones del mundo están en proceso de sobreponerse a la geopolítica. Sólo para mencionar algunos cuántos: Hubo la cumbre histórica entre el presidente Trump y el presidente Kim Jong-un en Singapur, que está conduciendo a un proceso de reacercamiento entre las dos Coreas. Luego, de pronto Japón y China empezaron a trabajar juntos sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Después de la cumbre muy importante en Wuhan entre el presidente Xi Jinping y el primer ministro Narendra Modi, China e India ahora trabajan juntos en varios proyectos. Y después de la elección de un nuevo primer ministro en Pakistán, hay motivo para optimismo cauteloso respecto a la relación entre Pakistán e India.

Lo mismo en África. En el Cuerno de África hay naciones que no habían tenido relación alguna, o sólo relaciones negativas – a saber, Somalia, Yibuti, Eritrea, Etiopía – que ahora trabajan juntos en proyectos de infraestructura y tienen relaciones diplomáticas. Todo el continente africano vive un espíritu de optimismo por lo que China ha estado haciendo allí, y que ahora está atrayendo inversiones de muchos otros países del mundo.

Pero quizás el más interesante de todos esos acontecimientos es el anuncio del presidente Trump de que Estados Unidos va a retirar sus tropas de Siria. Eso está provocando algo muy irónico, porque muchas de las personas que antes gritaban “¡Yanquis fuera de ahí!” hace sólo unos cuantos años, ahora están diciendo que Estados Unidos absolutamente se tiene que quedar ahí, dizque porque si no, la región se va a ir al caos; dizque porque va a ser un regalo para el presidente Putin y para Rouhani; y así por el estilo.

Ahora, piénsenlo. ¿No es mejor que Trump cumpla su promesa electoral de ponerle fin a las guerras permanentes de quienes lo antecedieron en el cargo? Y él ha prometido lo mismo para Afganistán, que después de los esfuerzos vanos por resolver la situación de Afganistán militarmente, existe ahora la intención de solucionarla a través de negociaciones, con la participación de todos los vecinos grandes de Afganistán. Así que, ¿no es mejor ir en esa dirección, de tratar de buscar soluciones a través de la diplomacia y las negociaciones?

Sin embargo, todavía hay algunas fuerzas que siguen absolutamente aferrados al viejo paradigma geopolítico, es decir el gobierno británico. Como se ve, por ejemplo, en el informe reciente de la Cámara de los Lores, que es una obra maestra del peor tipo de geopolítica: “La política exterior del Reino Unido en un orden mundial cambiante”. Claro, también está en lo mismo la Unión Europea y también, desafortunadamente, el gobierno de Berlín. Absolutamente insisten en que se mantenga su “orden basado en las reglas”.

Pero esto realmente no es muy convincente. En realidad quiero instarlos a todos ustedes que se enteren por cuenta propia. ¿Cuál camino es mejor? Vean el mensaje de Año Nuevo del presidente Xi Jinping de China, que orgullosamente presenta un listado de los muchísimos logros de China en este año: todos los parques industriales, el puente bello entre Macao, Zhuhai y Hong Kong, y muchos proyectos de ese tipo. Y China ha sacado a 10 millones de personas de la pobreza en sólo un año, y tiene confianza de que sacará a todos los pobres que quedan para el año 2020. Éste es el mensaje de alguien realmente preocupado por su país y su pueblo. Por favor vean ese mensaje ustedes mismos, especialmente por toda la histeria anti-China que se ve en occidente. Y luego comparen ese mensaje de Año Nuevo con el mensaje de la canciller Merkel, quien piensa que la cosa más importante del 2018 es que ella anunció su salida del gobierno. Fuera de eso, simplemente dijo más de lo mismo y no ofrece ninguna visión del futuro.

Yo pienso que vamos a enfrentar cambios dramáticos en este año que viene del 2019. Todavía no está claro lo que serán esos cambios. Pero lo que sí está claro es que el orden antiguo se está desintegrando, que un orden nuevo está surgiendo. Lo que serán exactamente los parámetros de ese nuevo orden, sus principios, tampoco es algo que está decidido. Pero yo creo que si nos remontamos a los conceptos de los grandes pensadores de la humanidad, que tuvieron una visión de una sola humanidad, que tuvieron una visión del desarrollo armonioso de todas las naciones, podemos pedirles asesoría a esos grandes pensadores. Uno de ellos es Confucio; otro es Nicolás de Cusa; también Godofredo Leibniz; y por supuesto, también John Quincy Adams y muchos otros, para nombrar solamente unos cuantos.

Así que creo que estamos en una absoluta encrucijada histórica. Podemos crear una nueva era de la civilización, donde podemos vencer a la geopolítica para siempre. Les pido a ustedes que trabajen con el Instituto Schiller para que podamos convencer a las naciones restantes, que todavía se mantienen aferrados a las viejas maneras, y lograr especialmente que las naciones europeas se unan al nuevo paradigma, para así crear un futuro fantástico si trabajamos juntos.