Discurso de Xi Jinping en el 40 aniversario de la “reforma y apertura”; presentó “una gran visión para el futuro”

19 de diciembre de 2018

19 de diciembre de 2018 —- El Presidente de China, Xi Jinping, dio un importante discurso político el martes 16, en el 40avo aniversario del programa de “Reforma y Apertura” que ha hecho posible los extraordinarios logros económicos de China hoy. Xi habló en el Gran Salón del Pueblo ante 3,000 invitados, y reafirmó el compromiso vigente de China con esa política de desarrollo económico acelerado, y destacó que es la única vía posible para abordar la “complicada” situación internacional que enfrenta China.

Los comentarios de Xi fueron transmitidos en vivo a toda la nación y al mundo por la red de televisión CGTN TV, con interpretación simultánea al inglés. Antes de su discurso, se llevó a cabo una ceremonia de premiación para 100 personas que durante estos años contribuyeron a la Reforma y Apertura, que cerró con una banda china de instrumentos de viento con toda pompa y circunstancia. Todos los participantes cantaron el himno nacional.

Los días anteriores al discurso, la prensa china publicó comentarios editoriales en donde ya se señalaba que sería una gran reafirmación de la Reforma y Apertura, en contra de quienes se oponen a su continuación y que alegan a favor de un enfoque de confrontación con Estados Unidos. Lo que sigue, son paráfrasis del discurso de 90 minutos; al momento de hacer esta reseña no había aún una traducción oficial al español:

La primera parte del discurso de Xi recalcó los logros de los 40 años de la Reforma y Apertura, que se implementó bajo el liderato de Deng Xiaoping, luego de que China fue devastada por la Revolución Cultural, y estuvo al borde del colapso. Es cierto que hay fuerzas materiales de la historia que crearon un marco favorable para esto, dijo, sin embargo el hombre puede actuar para cambiar la historia, y se tuvo que dar marcha atrás a esas políticas [de la Revolución Cultural]. No es cierto que la pobreza sea lo mismo que el socialismo. Durante el gobierno de Deng, se dio un viraje para darle mayor prioridad al desarrollo económico, y a la búsqueda del socialismo con características chinas.

Xi subrayó la importancia de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y de la Exposición Internacional de Importaciones de China que se celebró en Shangai del 5 al 10 de noviembre pasado, en términos del creciente protagonismo de China en el mundo.

En la segunda parte del discurso, repasó los logros económicos alcanzados en los últimos 40 años, enfocándose en los parámetros económicos físicos esenciales. China tiene un sector industrial moderno, ha avanzado científica y tecnológicamente, y ha construido mucha infraestructura, como el proyecto hidráulico Sur-Norte y extensas redes ferroviarias de alta velocidad. China está en el segundo lugar en el PIB, y durante este período ha tenido una tasa de crecimiento promedio anual de alrededor del 9.5%, reduciendo el índice de pobreza en un 94.4%. La nación ha construido el sistema de seguridad social más grande del mundo, con una pensión de vejez básica que cubre a 900 millones de personas y un seguro médico con cobertura para más de 1,300 millones de personas. China “se ha despedido de los problemas que plagaron a su gente durante miles de años, como el hambre, la escasez y la pobreza”. La expectativa de vida aumentó dramáticamente de 67.8 años en 1981, a 76.6 años en el 2017. Respecto a la educación, el 93.8% de las personas en edad de estudiar han cursado los 9 años de educación obligatoria.

El desarrollo de China durante los últimos 40 años efectivamente fue de gran provecho para la paz y el desarrollo mundial. Hemos sido capaces, en unas pocas décadas, de lograr la industrialización que le tomó siglos alcanzar a otros países. Esto es una ofrenda enorme para toda la nación.

En la tercera parte del discurso, Xi se volteó hacia el futuro. Vamos a fomentar con mayor ahínco la Reforma y Apertura, siempre fortaleciendo el papel del Partido Comunista de China (PCCh). Vamos a mantener una perspectiva orientada al pueblo. China seguirá inquebrantable en el camino del socialismo con características chinas; “Nadie está en posición de dictar al pueblo chino lo que debería hacer”. El desarrollo sigue siendo nuestra prioridad nacional primera. Que se sustenta en la innovación, y en encontrar nuevas formas de crecimiento. Nuestro recurso más importante es el talento.

Seguiremos construyendo una comunidad de futuro compartido para la humanidad; China no puede desarrollarse aislada del mundo, y el mundo necesita a China para la prosperidad global. Promovemos programas internacionales en los que todos ganamos. Vamos a seguir trabajando en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. China nunca crecerá a costa de los intereses de otros países, pero nunca renunciará a sus derechos e intereses legítimos... El desarrollo de China no representa una amenaza para ningún otro país. China nunca buscará la hegemonía, dijo Xi.

Luego elogió a las fuerzas armadas chinas, bajo la dirección del Partido Comunista de China. Dijo que Taiwán, Hong Kong y Macao seguirán manifestando la política de “un país, dos sistemas”, y que no van a permitir que China sea dividida ni en una pulgada.

En la cuarta parte del discurso hizo un poderoso llamado nacional a movilizarse, y mandó un mensaje al mundo. China es un país con más de 5,000 años de civilización y más de 1,300 millones de personas. “Nadie está en posición de dictar al pueblo chino lo que debe hacer”.

La antigua Ruta de la Seda englobó a todo el mundo, y hoy nosotros estamos haciendo lo mismo. Necesitamos “una gran visión” de futuro. Lo que hemos hecho hasta ahora es solo el prólogo de la obra. Nosotros los chinos somos buenos construyendo un mundo nuevo, porque nunca perdimos la confianza en el futuro, aunque lloviera o saliera el Sol. Poder construir ese gran sueño solo es posible por medio de un trabajo arduo, no sucede gracias a la repetición de consignas. Tenemos que seguir avanzando; no vamos a retroceder y dejar la fuerza irresistible que nos impulsa hacia nuestro rejuvenecimiento nacional. China mantendrá el compromiso con la Reforma y Apertura, y crearemos milagros que van a impresionar al mundo.