Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El Principio Coral para silenciar al imperio británico

19 de diciembre de 2018
won-hyung-joon-screengrab.jpg
El violinista coreano Won Hyung-Joon en un documental reciente sobre sus esfuerzos para formar una Orquesta y Coro conjunto de Corea del Norte y del Sur. (Foto de la pantalla de TV).

19 de diciembre de 2018 — Durante casi una década, el violinista coreano Won Hyung-Joon ha estado tratando de crear una orquesta conjunta de miembros de Corea del Norte y del Sur, como contribución cultural a la paz y a la unidad de las Coreas divididas. En un concierto que presentó ayer en la Universidad George Washington, en Washington, DC, Won habló de la manera en que tocar en una orquesta exige la interacción creativa que supera las diferencias entre los participantes, en una forma muy similar a como Lyndon LaRouche explica el “principio coral”.

Won comentó además que la música asiática no tiene orquestas, históricamente, sino principalmente intérpretes individuales o pequeños grupos, y que la introducción de la cultura clásica de Occidente ayudó a desarrollar este proceso en el Oriente.

En este sentido, recuerden las frecuentes referencias que hace el Presidente de China, Xi Jinping, a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, no como la ejecución de un solista, en este caso China, sino más bien como una orquesta sinfónica. Como lo planteó en 2017 el entonces Consejero de Estado y actual miembro del politburó, Yang Jiechi: “La Iniciativa de la Franja y la Ruta la propuso China. Pero no se trata del espectáculo de un solista. Una mejor analogía sería la de una sinfonía interpretada por una orquesta compuesta por todos los países participantes”.

Esa misma visión filosófica y estratégica, esa composición de armonía a partir de la diversidad, la trajo a colación de nuevo Xi Jinping en su discurso del martes 18 en ocasión del 40avo aniversario del programa de “Reforma y Apertura”, que ha sido fundamental para la creación del milagro económico moderno de China. No solo documentó Xi los extraordinarios logros económicos alcanzados en términos de la economía física (tales como el haber sacado de la pobreza a 740 millones de personas en 40 años, y elevar la esperanza de vida promedio de los 67.8 años a los 76.7 de hoy) sino que también ofreció de nuevo la Iniciativa de la Franja y la Ruta como la base de una cooperación donde todos ganan, con todas las naciones, y en especial Estados Unidos.

En el momento en que la esperanza de vida en Estados Unidos viene cayendo en los últimos tres años (algo nunca visto desde principios del siglo 20), con un aumento de la pobreza y del sufrimiento en todo el sector transatlántico todavía sujeto a la política de saqueo del imperio británico; y con un inminente estallido financiero mucho mayor al de 2008 frente a nosotros; esta es una oferta que no podemos, no debemos de rechazar. Estados Unidos tiene un papel prominente que jugar en ese concierto de naciones emergente, que puede finalmente silenciar al imperio británico y su política.

Los principios de estadismo económico para lograr eso, Lyndon LaRouche los ha planteado de manera singular. Como lo escribió el 17 de junio de 1994: “Los principios del descubrimiento científico y de los principios de la creatividad artística, son idénticos. También son complementarios. Yo sé de muy pocos científicos creativos en general, que no hayan estado envueltos por lo común en la música clásica de alguna u otra manera, o en alguna otra forma de arte. Es la cosa más natural del mundo. Que la ciencia no tenga música, es como tener solo una mitad de ti mismo. Te completa, así como nos nutre”.