La crisis en la frontera mexicana exige acciones de emergencia

8 de diciembre de 2018

7 de diciembre de 2018 — En su primera conferencia de prensa el 3 de diciembre, el nuevo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que va a buscar inmediatamente un acuerdo con Canadá y Estados Unidos para trazar un plan de “inversiones tripartitas” para el desarrollo de la región, con el fin de hacerle frente al problema de las migraciones ilegales.

“Estamos presentando una propuesta para promover el desarrollo de América Central” dijo, “de forma tal que compañías de los tres países puedan empezar un plan de desarrollo de sur a norte” y ofrecer oportunidades a los ciudadanos de esos países que de otra forma tratarían de emigrar. AMLO informó que espera obtener rápidas respuestas de los otros dos países. Si la gente decide dejar sus países, agregó, no debería ser por falta de oportunidades económicas en casa.

No se conocen muchos detalles sobre qué tan pronto, o siquiera si ese acuerdo se va a poder lograr. Pero, a juzgar por la crisis en Tijuana, México, en la frontera con EU, la situación requiere ya de acciones urgentes. Actualmente hay 6,000 migrantes centroamericanos en Tijuana y otros 2,000 en la ciudad de Mexicali. Ambos lugares carecen de recursos suficientes para hacerle frente al flujo de gente. En Tijuana, el complejo deportivo Benito Juárez, que holgadamente puede albergar entre 2,000 y 3,000 personas, está albergando temporalmente a 6,000 personas en condiciones que rápidamente se están transformando en insalubres e inseguras.

Muchos medios de información están reportando ya brotes de enfermedades en el complejo; cerca de una tercera parte de la población total está siendo tratada por diferentes condiciones médicas. Pululan las infecciones respiratorias, tuberculosis, varicela, además de infestación de pulgas y piojos. El noticiero Fox News informó el 4 de diciembre que existe la amenaza de un brote de hepatitis, debido a las condiciones insalubres. El alcalde de Tijuana Juan Manuel Gastelum advirtió ayer que la ciudad se iba a quedar sin fondos en un par de días con lo que no podrá seguir proporcionando recursos a los migrantes.

El periódico Milenio cubrió el 4 de diciembre la advertencia que hizo Juan Contreras, director académico de El Colegio de la Frontera Norte, en el sentido de que a menos que se encuentren formas para incorporar a los migrantes en la estructura social y económica, se corre el riesgo de que se conviertan en víctimas del crimen organizado o los traficantes de personas.