En vez de amenazar, EU debería cooperar con China para construir la conectividad de Centroamérica y del Caribe

1 de noviembre de 2018

1 de noviembre de 2018 — Las recientes amenazas hechas por el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en contra del establecimiento de relaciones diplomáticas de cooperación económica de naciones de Centroamérica y el Caribe con China, no han tenido mucho efecto. El 31 de octubre, los Presidentes de El Salvador, Panamá y República Dominicana, naciones que Pompeo mencionó, están en Pekín en visita de Estado, y van a asistir a la Exposición Internacional de Importación de Shanghái, que se llevará a cabo del 5 al 10 de noviembre. Todos ellos están deseosos de aumentar su cooperación con China, en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR).

En comentarios que fueron reportados por el periódico Antigua Observer el 23 de octubre, Gaston Browne, primer ministro de Antigua y Barbuda, dijo que Pompeo debería estar avergonzado de sí mismo por criticar a un país que por años ha ayudado a las naciones del Caribe a desarrollarse. En junio del año pasado, el gobierno de Browne firmó un Memorando de Entendimiento con China, en el que Antigua y Barbuda se une formalmente a la IFR. Estados Unidos, señaló Browne, actuaría mejor aprendiendo de China, quien ha ido “más allá de lo que es su deber” para ayudar a los países caribeños con subsidios significativos y préstamos en condiciones favorables, por lo cual Antigua y Barbuda tiene con China una “deuda de gratitud”. ¿Cómo, preguntó, un acto de generosidad como ese “sería perjudicial para nuestros intereses nacionales?”, como alega Pompeo. Tal vez, dijo, Estados Unidos “quisiera considerar invertir menos en artillería, guerras inútiles e intervenciones en los asuntos internos de otros Estados independientes, y usar los ahorros de esto en parte para ayudar a los países no tan privilegiados”.

Un artículo publicado en el periódico chino en inglés Global Times el 29 de octubre, titulado, “China, Caribbean Countries More Closely Connected in a new era of ties” (China y los países caribeños más conectados en una nueva era de relaciones), deja claro que las amenazas hechas por Pompeo cayeron en oídos sordos. Es interesante el informe de las declaraciones hechas por Eduardo Klinger, un periodista y experto en China, miembro de la Academia de Ciencias de República Dominicana. En una conferencia a mediados de octubre en el Ministerio de Relaciones Exteriores, que fue organizada con la Asociación China de Diplomacia Pública (ACDP) –también Panamá y México hicieron conferencias similares con la ACDP—Klinger dijo que él ve la posibilidad de un desarrollo futuro de conectividad entre varias islas del Caribe – República Dominicana, Haití, Puerto Rico, Cuba, Jamaica y las Bahamas— pero, agregó que la conectividad en el Caribe “ciertamente necesita del respaldo de Estados Unidos”. No solo habrán muchas vías ferroviarias, puentes, túneles y puertos que construir, subrayó, sino que todavía más importante que eso, “va a depender de la cooperación entre China y Estados Unidos” quien de otra manera ve a la región como su patio trasero.