Dirigentes centroamericanos le dicen a Pence: la presencia de China en la región es una realidad

16 de octubre de 2018

15 de octubre de 2016 — En la cumbre de las naciones de la Alianza para la Prosperidad de Centroamérica del 11 y 12 de octubre en Washington (las naciones del triangulo norte de El Salvador, Honduras y Guatemala) lo único que hizo el vicepresidente Mike Pence fue lanzar un mensaje amenazante a los tres jefes de Estado presentes: olvídense de China. No está en nuestros “intereses a largo plazo”, dijo, el que Centroamérica se acerque a una China “poco transparente”.

Sin embargo, los tres Presidentes que asistieron a la cumbre resaltaron ciertos hechos reales. Aunque estas tres naciones empobrecidas han logrado, con grandes sacrificios, contribuir con los fondos que les corresponde para cumplir con su parte de la Alianza para la Prosperidad (sobre seguridad, narcotráfico e inmigración por ejemplo) como resaltó el Presidente de Guatemala Jimmy Morales, “hasta ahora, no hemos recibido ni un solo centavo”. Le pidió a Pence que interviniera ante el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial u otras instituciones financieras para que le ayude a Guatemala a conseguir “$15 mil millones para proyectos de infraestructura”.

Inicialmente la Alianza para la Prosperidad fue promovida como un programa de ayuda en el desarrollo económico e infraestructural del triangulo norte, pero en vez de esto se ha convertido en un despilfarro de libre mercado, dependiente de un capital privado que nunca se materializó. El Presidente de Honduras, Orlando Hernández, destacó que año con año, Estados Unidos recorta aún más el presupuesto de fondos para la región.

“Necesitamos tener garantías de que vamos a tener el presupuesto necesario”. China y Rusia están aumentando su presencia en la región, se tienen que entender sus intenciones, dijo, pero “también necesitamos saber más claramente qué es lo que podemos esperar de nuestro amigo, Estados Unidos”. Observó que él le prestó especial atención a lo que dijo el Presidente Trump en su discurso ante la ONU, sobre la soberanía y no interferencia.

El vicepresidente de El Salvador Oscar Ortiz lo planteo de la siguiente manera: las tres naciones involucradas están comprometidas a tener éxito; nosotros “respetamos la soberanía de cada uno de nosotros, respetamos nuestras constituciones, nuestro propio marco legal” y en cuanto a los vínculos con China, “yo quiero decir claramente que no existe ninguna amenaza a las relaciones excelentes que tenemos con nuestro socio, Estados Unidos”. Establecer relaciones con otra nación es completamente normal, dijo. “El Salvador es uno de los países más abiertos en el mundo; más de 170 países tienen relaciones comerciales aquí. Así que China no está fuera de esto. Es una decisión constitucional y yo creo que tenemos que buscar oportunidades con todos a nivel mundial, y que esas relaciones estén basadas en el respeto mutuo”.