Pence amenaza a los centroamericanos; les advierte que no trabajen con China

16 de octubre de 2018

15 de octubre del 2018 — La Conferencia de Prosperidad y Seguridad en Centro América fue organizada el primer año del gobierno del Presidente Donald Trump, para propiciar la tan necesaria cooperación en seguridad, economía e inmigración entre Estados Unidos, México y el llamado “Triángulo Norte”, a saber, Guatemala, Honduras y El Salvador, los países más destruidos por el flagelo de las drogas, el crimen organizado y sus pandillas.

El jueves 11 de octubre, el vicepresidente Pence inauguró la segunda reunión anual de esta Conferencia en Washington DC, y aprovechó la ocasión para tratar de incluir en el programa un bloqueo a la cooperación con China.

Fuentes diplomáticas de la región le dijeron a Executive Inteligence Review (EIR) que varios países de Centro América que todavía mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán, dicen en privado que ellos tienen interés en establecer relaciones con China, pero que temen que Estados Unidos les retire la ayuda en seguridad si hacen eso. El mensaje de Pence implícitamente es una amenaza de eso exactamente.

A la sesión de apertura asistieron los Presidentes de Honduras y Guatemala, el vicepresidente de El Salvador, el ministro de Relaciones Exteriores de México y el secretario de Estado de Estados Unidos, y otros importantes funcionarios de los países involucrados.

Después de unas cuantas sutilezas, Pence le dio instrucciones a los Presidentes, “con el debido respeto”, uno a uno, sobre lo que tenían que hacer sus gobiernos en particular. Seguidamente, hizo una advertencia en contra de China:

“Y le digo a cada una de las naciones que están aquí representadas, a nombre de nuestro gobierno, mientras construyen relaciones comerciales con otros países, incluyendo a China, que los exhortamos a que se concentren y exijan transparencia y que atiendan sus intereses de larga plazo, y los nuestros... Hoy en día, incluso en tanto que países como China tratan de ampliar su influencia a la región, creemos que la mejor manera de resolver estos problemas, es fortaleciendo los lazos entre Estados Unidos y el Triángulo Norte, y con todas las naciones de nuestro hemisferio, para fortalecer los vínculos económicos entre nuestras naciones”.

El problema con la “zanahoria” que pende del otro lado del garrote de Pence, es que Estados Unidos no ha ofrecido ninguna inversión, ni pública ni privada, para el tipo de proyectos de infraestructura avanzada que se necesita para transformar las pobres y atrasadas economías de Centroamérica, como de hecho China sí ha hecho. Luego, como para agregar burla al insulto, Estados Unidos ha recortado drásticamente su ayuda a estas naciones, tal y como lo indicaron los Presidentes y el vicepresidente. Por ejemplo, Jimmy Morales, Presidente de Guatemala, señaló que en tanto Guatemala ha invertido $2 mil millones de dólares en medidas de seguridad y de inmigración a especificación de Estados Unidos en los últimos dos años y medio, “hasta ahora no hemos recibido ni un céntimo” de su parte.