Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Zepp-LaRouche: A catalizar este gran momento y conducirlo a la victoria

11 de octubre de 2018
helga-yangrui.jpg
Durante su viaje a China en la primavera de 2017, Helga Zepp-LaRouche participó en un programa de entrevistas de la televisión china en inglés, donde hablaron del programa chino de la Franja y la Ruta. (EIRNS).

10 de octubre de 2018 — El imperio británico, que aboga abiertamente para reducir la población del planeta a un mil millones de habitantes (quienes ellos escojan, por supuesto), está muy al tanto de que la situación estratégica global está llegando a un desenlace final. Su sistema financiero transatlántico está al borde de otro estallido, hasta el punto en que incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) está ahora advirtiendo que “la economía global enfrenta grandes retos para evitar una segunda Gran Depresión”. Los británicos enfrentan un desafío tenaz de parte de una creciente facción “soberanista” en Europa, en torno al gobierno de Italia, que –-como el Presidente Trump-— ya tuvo suficiente de las dictaduras supranacionales y globaliconas. Con la más reciente apuesta de los británicos para derrocar al gobierno de Trump -–el caso de Kavanaugh—- el tiro les está saliendo por la culata, como ha sucedido con los otros intentos similares que han hecho en los últimos dos años. Y entre los estadounidenses hay cada vez una mayor claridad sobre el papel que han jugado los británicos en todo lo que ha salido mal en el país en los años recientes.

Quizás lo más importante de todo es que los estadounidenses están cada vez más interesados en colaborar entre ellos, y están mandando al diablo a los partidos y a otras divisiones engañosas, para llevar a la nación a caminar otra vez por buen rumbo. La emblemática campaña de Kesha Rogers como independiente al 9no Distrito de Texas está jugando un papel decisivo en este proceso, poniendo al frente las propuestas programáticas de Lyndon LaRouche y mostrándole a otros lo que se puede hacer, y cómo se puede hacer. Los apoyos que Kesha ha recibido en las últimas 48 horas, de parte del asesor de larga data de Donald Trump, Roger Stone, y del senador estatal de Virginia, Richard Black, son indicativos del enorme potencial que existe, tanto en su campaña como a nivel nacional, en tanto avanzamos a la recta final para las elecciones de medio período el 6 de noviembre.

En un diálogo con sus colaboradores el martes 9, Helga Zepp-LaRouche presentó la siguiente evaluación estratégica y la manera de avanzar:

“Si lo ven realmente, el informe que emitió recientemente el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC en sus siglas en inglés) —en donde piden más recortes en el consumo de energía, de alimentos y de población, mucho más extremos que los del Acuerdo Climático de París— es lo mismo que la mentada ‘gran transformación’, el plan de descarbonización de la economía mundial que planteó John Shellnhuber, comendador del imperio británico, y que nosotros identificamos en ese entonces como una operación 100% británica. Acuérdense que la fama de Lyndon LaRouche se sustenta especialmente, si no es que exclusivamente, en la noción fundamental que él estableció sobre la correlación científica entre la Densidad de Flujo Energético y la Densidad Relativa Potencial de Población del planeta. De modo que ahora lo que ven es un ataque, que los medios de comunicación están promoviendo ampliamente, con el que intentan establecer metas, limitaciones, para reducir las emisiones de CO2. Esto será el último suspiro para la ya debilitada economía alemana, con toda seguridad, si es que estos idiotas siguen adelante con esto. Además es una declaración de guerra completa en contra de Trump, y de los programas de reindustrialización en Estados Unidos que anunció. Y de seguro es una bomba en contra de todo lo que tiene que ver con la Iniciativa de la Franja y la Ruta, en especial con los esfuerzos de China y otros a ayudar a superar el subdesarrollo de los países en desarrollo.

“Así que vamos a hacer una campaña en contra de eso, que se destacará, entre otras cosas, en el sitio electrónico del Instituto Schiller, donde vamos a sacar declaraciones de científicos que conocemos que han refutado esta basura. Y vamos a desencadenar la oposición a esto con nuestros contrainformes, en Rusia, en China, en África y en todos los países que son los blancos de esta política, que naturalmente incluye a Estados Unidos.

“Yo colocaría esto al mismo nivel del golpe en contra de Trump. Todo con lo que sale el imperio británico (el caso de los Skripal, el fraude de las armas químicas, ahora con lo del cambio climático) es todo un esfuerzo para aferrarse al viejo paradigma y evitar que surja un nuevo paradigma. Y les vamos a armar un infierno para pararlos.

“En este contexto la campaña de Kesha Rogers es absolutamente importante. Yo estoy muy contenta de que haya recibido el apoyo de Roger Stone y del senador Richard Black. Debemos utilizar estos para conseguir que otras personas a nivel nacional e internacional también la respalden. Ella debe seguir siendo la punta de lanza —en donde la campaña de Ron Wieczorek en Dakota del Sur juega un papel muy importante— para verdaderamente defender la Constitución, defender todo lo que Estados Unidos representa. Porque van a suceder muchas cosas entre ahora y el 6 de noviembre. Muchos de los conspiradores del golpe contra Trump, de hecho podrían tener que encarar su justo castigo, si se desclasifican los documentos anunciados. Todo esto debe verse como parte de la misma batalla, absolutamente decisiva, entre el viejo paradigma y el nuevo paradigma.

“Nuestra campaña por un Nuevo Bretton Woods también estará definitivamente en el centro de los acontecimientos. Mucha gente con la que hablamos, en Rusia, China, y en Estados Unidos, nos dicen que debido a lo que está sucediendo con las campañas contra China y Rusia, es completamente imposible lograr que esos países trabajen juntos por un Nuevo Bretton Woods. Eso podría ser cierto si se ve la situación bajo condiciones fijas. Sin embargo, en vista de que incluso el FMI está advirtiendo de una segunda Gran Depresión, piensen de nuevo lo que eso significa. Creo que una alianza de cooperación de las Cuatro Potencias por un Nuevo Bretton Woods es el único nivel de razón que podría ser suficiente para sacar al mundo de este desastre.

“Así que la gente no debe pensar en pequeñeces, o de modo mezquino. O logramos llevar a la raza humana hacia una manera de pensar completamente nueva, o es muy posible que no salgamos de esta. Realmente tenemos que hacer avanzar esta campaña con la idea de que podemos ganar esta batalla por completo.

“De la misma manera en que la gente en Estados Unidos está cansada y harta de que los pongan uno contra el otro, lo que eso muestra es el espíritu de ‘todos ganamos’, es el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda. ¿Qué creen ustedes que está sucediendo en una escala internacional? Esto es exactamente de lo que la gente está cansada y harta. Esta es la razón por la cual funcionó el Modelo de Singapur con respecto a Corea del Norte. Por esto se están desarrollando nuevas relaciones en todo el Cuerno de África. Es por esto que por primera vez vemos que hay posibilidades entre Pakistán e India. Eso es de lo que siempre habla Xi Jinping cuando se refiere a la comunidad de un futuro compartido para la humanidad. O lo que nosotros siempre llamamos los objetivos comunes de la humanidad, esa ha sido nuestra política por décadas.

“Esta idea de un nuevo paradigma para superar los conflictos estúpidos y de pensamiento mezquino, y verdaderamente dedicarnos a un futuro compartido, es la visión de dónde debería estar la humanidad dentro de 500 o 1000 años. Porque el destino de la humanidad no es actuar como bestias. Somos una especie creativa. Y eso es lo que de modo único podemos aportar a esta discusión. Tenemos enfrente un gran momento, y debemos absolutamente catalizarlo y convertirlo en una victoria”.