Bolivia se compromete a acelerar la construcción de la Red Ferroviaria Bioceánica

9 de octubre de 2018

8 de octubre del 2018 — Luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima de Bolivia a Chile, de que el gobierno chileno no tiene obligación alguna de negociar con Bolivia la demanda boliviana de acceso soberano al Océano Pacífico (Chile le quitó a Bolivia su territorio en la costa del Pacífico durante la Guerra del Pacífico de 1879 al 81, que fue orquestada por los británicos), el Presidente boliviano Evo Morales anunció el 2 de octubre su intención de acelerar la construcción de una red ferroviaria bioceánica que vaya desde el puerto de Santos, Brasil, en el Atlántico, a través de Bolivia que no tiene salida al mar, hasta el puerto de Ilo, en Perú, en el Pacífico.

Por años, Morales viene promoviendo activamente el desarrollo de 3,500 kilómetros de vía ferroviaria, proyecto conocido como Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI). Tanto Perú como Brasil se han comprometido oficialmente a realizar este proyecto, a pesar de que la inestabilidad económica y política de Brasil ha sembrado dudas sobre la firmeza de su compromiso. Funcionarios de Paraguay y de Uruguay han participado en varias reuniones de planeación técnica, y Argentina ha manifestado su interés en incorporarse al mismo. China también ha mostrado interés por este proyecto, sin embargo hasta ahora, no ha tomado la iniciativa para incorporarse de manera destacada.

En su conferencia de prensa, Morales prometió que Bolivia nunca va a renunciar a su demanda de soberanía por la costa del Pacífico, sin embargo por ahora se va a ocupar de impulsar y hacer avanzar el proyecto ferroviario, a fin de que Bolivia ya no tenga que depender de los puertos del norte de Chile para exportar sus productos, cuya utilización está garantizada por un tratado firmado en 1904.

La meta es comenzar la construcción del tren para el 2019. El periódico La Razón informó el 20 de octubre que el Presidente Morales anunció los planes para construir el puerto Busch, un puerto en el río Paraguay localizado en la zona sureste de Bolivia, para lo cual se requiere hoy una inversión de $600 millones de dólares, para ampliarlo y desarrollarlo como un puerto eficiente desde el cual poder exportar hacia el Atlántico los productos bolivianos. “Ahora vamos a acelerar, con esta mala experiencia en la CIJ, el tren bioceánico. Salida hacia el Atlántico por puerto Santos y al Pacífico por puerto Ilo. Pero además vamos a acelerar, quiero que sepan, hermanas y hermanos, ya estamos con proyectos avanzados para acelerar puerto Busch”, afirmó Morales, y aclaró que “Bolivia nunca va a renunciar al retorno al mar”. Según el periódico La Razón el ex Presidente boliviano Jaime Paz Zamora le propuso al Presidente Morales que trabaje estrechamente con Perú en “un gran emprendimiento binacional, un mega puerto entre Ilo y los otros puertos del sur del Perú, (como) Matarani”, y otros puertos del sur del país.

Según Sputnik del 5 de octubre, Milton Claros, ministro de Obras Públicas de Bolivia, dijo que el gobierno está en proceso de precisar $14 mil millones de dólares de financiamiento para el proyecto del Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI) con un consorcio de compañías europeas. Un grupo suizo-alemán vendrá a Bolivia a finales de octubre, para tomar “decisiones concretas”, añadió Sputnik. El financiamiento consistirá en una sociedad público-privada, y se ha mencionado a la empresa alemana Herrenknecht AG y las suizas Molinari y Stadler como las compañías competidoras que encabezan la lista de licitación al proyecto. Actualmente la compañía Molinari está involucrada en la construcción de una tren eléctrico urbano en la ciudad de Cochabamba.