Willy Wimmer explica que la destitución de Trump detonaría una Tercera Guerra Mundial

7 de septiembre de 2018

7 de septiembre de 2018 — En un artículo de opinión sin precedentes, escrito con palabras francas y directas, que lo publicó el 3 de septiembre la versión en alemán de RT, el ex asistente del Ministro de Defensa de Alemania, Willy Wimmer (del partido Unión Demócrata Cristiana de Alemania) advirtió de lo que podría ser la situación en el mundo el día siguiente de las elecciones en Estados Unidos el 6 de noviembre, en las que los adversarios del Presidente Trump llegaran a ganar suficientes escaños como para sacarlo del cargo. Esto, señala Wimmer, sería el preludio para una guerra nuclear contra Rusia, el principal enemigo de los círculos identificados con los nombres de John McCain y Hillary Clinton.

“El potencial de odio de los medios globales anglosajones, significa que esto no va a ser una confrontación normal, ni siquiera en escalada, sino más bien es la vía que lleva a la aniquilación del enemigo supuesto de la coalición bélica de Estados Unidos. Esto les da una idea del poder del Estado profundo”, señala Wimmer, aunque en realidad ahí cabría más bien “imperio británico” en vez de “Estado profundo”.

Los preparativos para la confrontación se han venido siguiendo de manera diligente en Europa durante los últimos años, de tal modo que la destitución de Trump “sería el rompimiento de la presa de contención que ha mantenido viva la paz frágil”. Los obituarios para el fallecido senador John McCain muestran “dónde late el corazón de los jefes de gobierno europeos, y ahí está también George Soros con su campaña contra Trump, una campaña que ahora la lleva desde sus nuevos cuarteles europeos en Berlín”.

Todo esto contradice las lecciones que se suponía que habían aprendido los alemanes a partir de dos guerras mundiales, a saber, que en el futuro solo la paz saldría del territorio alemán; que ninguna guerra de agresión sería dirigida desde Alemania. En cambio, Alemania apoya las unidades de combate fascistas ucranianas que se maniobran contra la población rusoparlante en su propio país, con miles de millones de euros.

En unos cuantos meses a partir de hoy, se conmemora el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, concluye Wimmer. En el año 2019 se conmemorará el inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939, pero también la fundación de la OTAN en 1949, todo lo cual contradice los principios del Tratado de Westfalia de 1648. El año 2018, advierte Wimmer, podría ser el último año en el que Europa goce de la paz.