La histeria británica sobre el declive de la geopolítica alcanza niveles extremos

3 de julio de 2018

3 de julio de 2018 — Quienes se aferran al viejo orden de la geopolítica y de la confrontación entre las grandes potencias, están completamente fuera de sí mismos por la furia y la histeria que les genera la posibilidad de lo que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pueda lograr en la cumbre el 16 de julio con el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, que pondría en peligro su mentado “sistema basado en normas”.

Josh Rogin, filtrador de información en serie del periódico Washington Post es uno de estos histéricos que en su columna del 29 de junio salió con la cháchara de que el Presidente Donald Trump “está tratando de desestabilizar a la Unión Europea”. Lo acompaña en este pánico el presidente del Consejo Europeo, Donald Franciszek Tusk, quien advirtió en una cena de la Unión Europea el el jueves 28 de junio (que fue diligentemente grabada por el periódico The Times de Londres) que la “unidad de Occidente, las relaciones transatlánticas, están bajo una presión inmensa como consecuencia de las políticas del Presidente Trump”. El liderato de la Unión Europea debe considerar la posible desintegración de la alianza occidental de la posguerra, pontificó. “Tengo la convicción de que, en tanto esperamos lo mejor, tenemos que alistarnos para preparar a nuestra unión para los peores escenarios”.

Más adelante Rogin alegó que al tiempo en que Trump se prepara para asistir a la cumbre de la OTAN en julio, y luego su reunión subsecuente el 16 de julio con el Presidente Putin, “sus ataques personales a la Unión Europea y a otros pilares del orden occidental están eclipsando los intentos que su propio gobierno está haciendo para darle confianza a sus aliados, de que Estados Unidos todavía cree en el proyecto transatlántico que ha liderado desde la década de 1940”. Rogin se muestra horrorizado ante el informe de lo que Trump le sugirió al Presidente de Francia, Emmanuel Macron, en abril de este año, de que Francia se retire de la Unión Europea para aceptar un mejor acuerdo comercial bilateral con Estados Unidos. Trump está aumentado el “ritmo y la saña” de sus ataques contra la OTAN y la Unión Europea, protestó Rogin, y llega a la conclusión de que “Trump no cree en la santidad de la Unión Europea y de la OTAN, así como tampoco en el compromiso de Estados Unidos a ambas” instituciones.

Rogin se vuelve a quien considera la fuente autorizada en esos asuntos, al ex primer ministro británico Tony Blair, quien le dio el siguiente consejo. “Si miras al mundo hoy, vas a reconocer que la posición de Occidente por primera vez en muchos siglos será cuestionada. Y si Occidente se divide, le va ser mucho más difícil resistir esos retos”. El riesgo mayor, advirtió Blair, es que si Europa siente que Estados Unidos no está de su lado, países individuales van a “buscar otras fuerzas geopolíticas, y esto es muy malo para Estados Unidos”. Pero, según se queja Rogin, “las opiniones de Trump siguen de cerca las de Putin... En general, los ataques de Trump a las relaciones entre Unión Europea y Estados Unidos y Europa es una enorme ganancia estrategia imprevista para Rusia”.

Para completar esto, Rogin cita al ex vicepresidente de Obama, Joe Biden, quien le dijo que, “en tanto exista una Europa unificada, que mantenga un orden liberal internacional con reglas básicas de funcionamiento, esto será un desastre para un dictador como Putin. Es por eso que Putin está haciendo lo que está haciendo”.