Secretario de Energía Perry dice que la oposición al carbón va a mantener a miles de millones en la pobreza

28 de junio de 2018

27 de junio de 2018 — En el discurso inaugural en la Conferencia Mundial del Gas trienal en Washington, DC, el martes 26, el Secretario de Energía Rick Perry atacó violentamente a los ideólogos que con su “oposición testadura” al uso de combustibles fósiles, no toman en consideración el impacto en las vidas de miles de millones de personas en las naciones en vías de desarrollo. El Presidente Trump le ha encargado a Perry que encuentre formas de evitar el cierre de las plantas eléctricas accionadas por carbón y las plantas nucleares de Estados Unidos, para proteger la economía y la seguridad nacional. Esta es también la prioridad para las naciones en vías de desarrollo.

El argumento más violento e irracional en contra del empleo del carbón es el supuesto impacto ambiental del carbono. Según la reseña de CNBC, “Perry ha rechazado públicamente el consenso científico” de que hay un cambio climático producto de la actividad humana. Perry afirma que los pronósticos indican que los combustibles fósiles van a seguir aportando el 75% de la electricidad mundial hasta el 2040. Los países que tengan reservas de carbón van a seguir aumentando la explotación de este recurso doméstico. “Por el bien de nuestros congéneres” dijo Perry, cada nación tiene el derecho de “usar responsablemente cada combustible a su disposición”.

Esta es la misma lucha, usando incluso los mismos argumentos ambientalistas, que se está librando para tratar de eliminar la industria nuclear.

Ayer en la mesa redonda con los medios, Perry le dijo a los periodistas que Estados Unidos tiene que redoblar esfuerzos para llevar la tecnología de punta a la industria nuclear o se quedará fuera de los mercados internacionales, con órdenes del exterior para comprar plantas de energía nuclear que se van a Rusia o China en vez de a la Westinhouse. Y si Estados Unidos habla con India y Arabia Saudita, que están buscando comprar conglomerados de plantas nucleares, pero “dejamos que se colapse nuestra industria por las razones que sean, entonces se pone en peligro el futuro de la energía nuclear en Estados Unidos”.