Emigración desesperada desde Centroamérica exige proyectos de reconstrucción

26 de junio de 2018

25 de junio del 2018 — La inmigración hacia Estados Unidos proveniente de los países del “triángulo norte” de Centroamérica, a saber, Honduras, El Salvador y Guatemala, es la única inmigración étnica hacia Estados Unidos que ha aumentado desde el colapso bancario del 2007-2008; la inmigración mexicana que era mucho mayor, tuvo una reducción y se revertido en una pequeña migración de regreso a México. Dos grandes encuestas de Pew Trust en el 2011 y en el 2016, una de inmigrantes de esos tres países y la otra sobre deportados a esos mismos países, arrojó que la mayoría dijo que su motivo para ir a Estados Unidos era “trabajar”. El segundo motivo, según la encuesta, fue ir a reunirse con familiares que ya estaban en Estados Unidos, y el tercer motivo, escapar de la violencia en sus países.

Honduras, con una población de 9.1 millones de personas, es el país que tiene ahora mayor emigración de los tres; aunque Honduras no es una base de operaciones de la pandilla “Mara Salvatrucha” (o “MS-13”), sin embargo tiene la tasa de asesinatos más alta del mundo, y le sigue El Salvador. La fotografía de abuso infantil que mostró en su portada la revista Time y que se divulgó por todo el mundo de la niña hondureña de dos años de edad, Yanela Varela, fue utilizada de forma fraudulenta. La Oficina de Protección al Migrante de Honduras, confirmó que a Yanela nunca la separaron de su madre, quien le pagó a un coyote para que las llevara hasta la frontera, aparentemente en contra de los deseos de su marido, Denis Varela. A la madre y a la niña las llevaron juntas a un albergue, luego de que a la mamá la examinaron y la detuvieron. La mamá, Sandra Sánchez, había estado en Estados Unidos y la habían deportado en el 2013. Su esposo dice que ella está buscando trabajo en Estados Unidos, y no había motivo para llevarse a la niña.

Honduras se ubica en el tercio más bajo de la lista de todos los países del mundo en términos de vías ferroviarias, carreteras y banda ancha (Internet); se ubica en la mitad más baja del grupo de países en términos de la infraestructura portuaria y transporte aéreo. El gobierno sostiene que ha estado trabajando en la infraestructura portuaria y que Estados Unidos acaba de designar a Puerto Cortés, el más grande de Honduras, como puerto seguro. Casi todo el trabajo de infraestructura en Honduras se hace por medio de Asociaciones Público-Privadas.

El nuevo proyecto hidroeléctrico de El Cajón, que produce alrededor de 300 MW, elevó la producción de electricidad per cápita a unos 750 kwh/per cápita al año, un décimo del nivel en Europa; la producción de electricidad es esencialmente una mitad por medio de energía hidráulica y la otra mitad con petróleo. Sin embargo, para los hogares, el 86% de la energía que consumen proviene de la combustión de madera y de otros tipos de biomasa, no electricidad propiamente. El consumo de la electricidad es mayormente para las maquiladoras, las plantas de carbón, y los edificios urbanos.

Los dos “ferrocarriles” de Honduras tienen 110 y 140 años de edad; fueron construidos por compañías bananeras, son muy primitivos y solo cubren una distancia de 500 km (300 millas). Estas dos líneas ferroviarias, desde puertos en el Caribe hasta San Pedro Sula, tienen diferentes anchos de vía. No hay una línea que vaya del norte al sur; no existe una red interna nacional fluvial; y solo existe una autopista importante, el Corredor de Occidente, al cual le están construyendo una ampliación de una vía en cada dirección. Este es el caso de Centro América.

En el 2005 FERISTSA propuso un proyecto ferroviario de México a Panamá. En el 2013 se anunció que el gobierno de Honduras y la compañía China Harbour Engineering Company (CHEC), estaban interesados en construir un ferrocarril transoceánico que atravesara Honduras y construir y modernizar dos puertos. Un complejo proceso de desaprobación medioambiental ha evitado que se inicie este proyecto.

Alrededor del 60% de la población hondureña vive por debajo de la línea de pobreza; casi el 20% está por debajo de la pobreza extrema (un ingreso de $2 dólares al día por persona). La tasa de desempleo oficial es un poco menos de 6%, sin embargo en realidad está muy por encima del 50%, y la fuerza de trabajo es solo el 40% de la población (en estados Unidos es del 50%). El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita es de unos $2,000 dólares.