Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Bienvenida a Putin en Austria: “Rusia es una parte importante de Europa”

7 de junio de 2018
putin-austria-president-2018.jpg
Presentación de la delegación rusa, durante la ceremoni oficial de bienvenida para Vladimir Putin, que organizó el Presidente Federal de la República de Austria, Alexander van der Bellen. 5 de junio de 2018, Viena, Austria (Foto: en.kremlin.ru).

6 de junio de 2018 — Hay motivos para el optimismo. A pesar de los terribles estragos que suceden en Yemen, Gaza, Siria y en otras partes del mundo que son víctimas de los conflictos geopolíticos atizados por los británicos, están ocurriendo acontecimientos que dan esperanza y llaman a la acción. Destacan tres de estos acontecimientos.

En Europa, el martes 5 fue recibido el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una visita de Estado a Austria, cuyo tema central es el diálogo, en un contraste con todas las operaciones británicas que hasta la fecha han lanzado para satanizar a Putin y a Rusia. El Presidente austriaco, Alexander Van der Bellen, dijo en la bienvenida: “Rusia es definitivamente una parte importante de Europa”. Cabe destacar que a partir del 1º de julio, Austria ocupará por seis meses la presidencia rotativa de la Unión Europea (UE). Sobre las sanciones, el canciller austriaco, Sebastian Kurz ha dicho que no se van a oponer a la política actual de la UE de sanciones contra Rusia. Pero los líderes austriacos han señalado que durante su gestión en la presidencia van a reducir el papel de Bruselas, y contemplan el despido de una buena parte de la burocracia de Bruselas.

El Presidente Putin por su parte, dijo que las sanciones son “perjudiciales para todos; para los que las inician y para los que las reciben”. El día de la llegada de Putin a Austria, la empresa de gas rusa Gazprom y la firma OMB de Austria firmaron una extensión hasta el 2040, de su acuerdo original de 50 años para recibir el gas natural desde Rusia hacia Austria. Cuando los periodistas asediaron a Kurtz sobre por qué Austria no compra gas licuado de Estados Unidos, dijo simplemente que es tres veces más caro.

La presidente del Instituto Schiller internacional, Helga Zepp-LaRouche, comentó el martes 5 que cada vez más partes de Europa se mueven en dirección hacia Rusia, aunque a veces por motivos malos, o sea, porque no pueden tratar con Estados Unidos. Mientras tanto, la OTAN sigue con sus provocaciones contra Rusia. Esta semana, la “Operación Sable” de la OTAN colocó 18,000 efectivos de tropa en sus ejercicios militares en los Estados bálticos para practicar la defensa contra una dizque potencial “agresión rusa”.

Pero para que la gente tenga el cuadro completo, y no dejarse engañar por las partes pequeñas, es necesario tener bien claro el factor del moribundo imperio británico en todo esto, en especial detrás del intento de golpe contra la Presidencia de Estados Unidos. En este sentido, es importante el artículo que publicó el martes 5 el sitio electrónico del Consejo Ruso de Asuntos Internacionales (CRAI), un centro de estudios y análisis ligado al gobierno ruso. El artículo de Harley Schlanger, identificado en el sitio del CRAI como “vicepresidente del Instituto Schiller de EUA y vocero nacional de Lyndon laRouche”, se titula “Ya no hay dudas: es el Reino Unido, no Rusia, quien interfirió en las elecciones estadounidenses”. Entre los miembros del Consejo Consultivo del CRAI se cuenta al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, y a Andrei Fursenko, asistente del Presidente Putin.

El artículo de Schlanger señala que “desde un principio, el movimiento de LaRouche en Estados Unidos ha señalado que no hubo ninguna interferencia rusa ni colusión con Trump, sino un esfuerzo conjunto de las agencias de inteligencia británicas y de Estados Unidos para derrotar a Trump o para sacarlo del gobierno una vez electo”. El artículo concluye: “El hecho de que Trump pudiese llevar a Estados Unidos a establecer una colaboración plena con el Nuevo Paradigma emergente, que encabezan China y Rusia, generó la respuesta histérica a su elección, y a la ficción conocida como Rusiagate. Esto es lo que completa el cuadro y deja en claro la razón por la cual se tiene que aplastar esta operación de cambio de régimen en contra de Trump”.

Putin mismo hizo una referencia a las consecuencias del alboroto inducido en Estados Unidos, en una amplia entrevista que difundió el 4 de junio la red de televisión austriaca ORF TV. En respuesta a una agresiva pregunta de por qué estaba tomando tanto tiempo la realización de una reunión entre Trump y Putin, éste respondió: “En cuanto a las reuniones personales, yo creo que la posibilidad de esas reuniones depende en gran medida de la situación política interna de Estados Unidos”. Por otro lado, Putin repasó las áreas específicas en las que hay un trabajo avanzado entre las dos naciones: “Yo espero que algún día esta tarea en el interés de Estados Unidos y de Rusia, y en realidad en el interés del mundo entero, empezará, incluso entre nosotros en lo personal”.

Y tercero, los acontecimientos que se están llevando a cabo en la península coreana. La Casa Blanca anunció el lunes 4 que el próximo 12 de junio en Singapur se llevará a cabo la primera reunión, empezando a las 9:00am, entre el Secretario General Kim Jong-un y el Presidente Donald Trump. Funcionarios de Estados Unidos y de la República Democrática Popular de Corea ya han sostenido su quinta sesión para completar los preparativos, que se realizó esta vez en la zona desmilitarizada de la frontera entre las dos Coreas. El martes 5 Trump publicó un tuit, que dice “Reunión en Singapur con Corea del Nortea esperamos que será el inicio de algo grande... ¡pronto lo veremos!”

Estos acontecimientos del día muestran que hay soluciones en el mundo, y también indican que esas soluciones vienen de la dinámica que está en marcha entre Rusia y China, en donde junto con India, la región cuenta con casi tres mil millones de personas. Si se concreta la colaboración de Estados Unidos en este esfuerzo, aplastando la operación de golpe de Estado en Estados Unidos, la recompensa será el optimismo que ya ilumina esa parte del mundo.