Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El espíritu de la Nueva Ruta de la Seda es indispensable en la diplomacia

14 de may de 2018

12 de mayo de 2018 —En Asia del Este, los sucesos ocurridos esta semana incluyen la llegada a Pekín de Javad Zarif, ministro de Relaciones Exteriores de Irán, quien de allí viajará a Moscú y a Europa, en una apretada y veloz agenda diplomática para tener discuciones en el Sudoeste de Asia. Se necesita urgentemente el "espíritu de la Nueva Ruta de la Seda" para establecer relaciones de trabajo en la atribulada región del "Medio Oriente", por el interés de todos los involucrados, en vez de la retórica y los juegos mortales que por tanto tiempo se han llevado a cabo, orquestados por el eje de Londres y Wall Street, y que se manifiesta por una posición contra Rusia, China e Irán.

Encarnando la puesta en práctica de la iniciativa de la Ruta de la Seda, vemos la inauguración del tren ya en camino entre China e Irán. Comenzando en Mongolia Interior, China, el tren llevará semillas de girasol, atravezando toda Asia hasta Teherán.

Para la península de Corea y para la región en su extención más amplia las cosas van por buen camino. La República Popular Democrática de Corea (RPDC) anunció hoy que van a tener una ceremonia, con invitados extranjeros, del 23 al 25 de mayo, para que puedan observar la destrucción de las instalaciones de prueba de misiles. Esto sucede poco tiempo después de las declaraciones que hizo ayer Mike Pompeo, secretario de Estado, respecto a que Estados Unidos velará por la "prosperidad" de Corea del Norte, si la desnuclearización de la península se lleva a efecto. El dijo, "Si Corea del Norte toma la medida enérgica de desnuclearizarse rápidamente, Estados Unidos está preparado para trabajar con Corea del Norte y alcanzar la prosperidad a la par de nuestros amigos de Corea del Sur". Pompeo dijo esto durante la visita en Washington D.C. del ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wa.

Es en el transatlántico donde todavía quedan los nubarrones de políticas de saqueo financiero y geopolítica que amenazan al mundo. Esto lo podemos ver en los pormenores de las pláticas comerciales entre Estados Unidos y China, así como también en la política demente de sanciones económicas, el laberinto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y el completo deterioro de las economías de Estados Unidos y de Europa. Esta destrucción persiste innecesariamente, como parte de la operación de golpe de Estado que se está llevando a cabo en contra del Presidente Trump y de la institución de la Presidencia de Estados Unidos. La respuesta clara a esto es la campaña de LaRouchePAC "Campaña por el futuro".

Un informe sobre la situación actual se incluyó en el mensaje de felicitaciones y de aprecio que, a nombre del movimiento de LaRouche, envió Mike Billington al Dr. Mahathir Mohamad, nuevo primer ministro de Malasia.

Siguen partes del mensaje:

"El mundo se encuentra hoy en un punto de inflexió histórico; o continuamos el descenso a una desintegración económica y a las guerras perpetuas a las que se enfrentan las economías occidentales y su sistema financiero en bancarrota, o unimos a todas las naciones en el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda de Xi Jinping; el cual usted y LaRouche promovieron desde la década de 1990, para hacer florecer una nuera era de relaciones entre naciones basándose en las metas comunes de la humanidad. Esta decisión profunda va a depender en gran medida de las decisiones que tome Estados Unidos bajo el Presidente Trump, quien ha manifestado un compromiso firme a acabar con el ’cambio de régimen’ y establecer relaciones amistosas con Rusia y China, pero se a refrenado debido a los esfuerzos británicos para satanizar a Rusia y a China, lo cual ha impedido hasta ahora la realización de este nuevo paradigma.

"Confiamos que su reaparición contribuirá no solo en Malasia, sino como una figura de inspiración a todos los pueblos en el mundo, contribuirá enormemente al esfuerzo histórico para llevar a la humanidad a una nueva era de paz y desarrollo, libre al fin de los designios imperiales y de la guerra".