Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La cumbre de la OCS en junio: pesadilla que acecha a los británicos

26 de abril de 2018
sco2017-headsofstate-expanded.jpg
Participantes en la reunión del Consejo de Jefes de Estado de la OCS, en formato ampliado, el 9 de junio de 2017 (Foto: en.kremlin.ru).

25 de abril de 2018 — China se está desplegando con todo para garantizar que la próxima cumbre en junio de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) en Qingdao, se vuelva otro punto de inflexión en la creación de un Nuevo Paradigma global, que va a sepultar tanto la geopolítica británica como su imagen en espejo, el sistema financiero transatlántico, totalmente en quiebra. En los últimos dos años, el Presidente chino, Xi Jinping, ha utilizado exitosamente las cumbres de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, del G20 y del BRICS, para lanzar y consolidar nuevas iniciativas conceptuales importantes para ese Nuevo Paradigma, para horror de los británicos.

Esta será la primera reunión de la OCS con India y Pakistán como miembros de pleno derecho. La fractura entre estos dos países ha sido una de las bases de apoyo para las manipulaciones y provocaciones geopolíticas británicas durante décadas. De mayor relevancia aún, esas tensiones cultivadas por los británicos entre India y China (como la renuencia de India, hasta la fecha, a unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta) recibió un fuerte revés a principios de esta semana con el anuncio de que el Presidente Xi Jinping, de China, y el Primer Ministro Narendra Modi, de India, van a sostener una reunión cumbre informal el 27 y 29 de abril en Wuhan, China. El vocero del ministerio de Relaciones Exteriores de China comentó optimista sobre la “amistad perdurable” entre las dos naciones gigantes y afirmó que en vista de las “tendencias obvias a desestabilizar y la incertidumbre ” internacional, la cumbre Xi-Modi “marcará el curso, establecerá nuevos objetivos y dará un nuevo paso en las relaciones bilaterales... [y] también contribuirá a la paz y el desarrollo regional”.

Un artículo sobre la cumbre, en la página editorial del Global Times del 23 de abril, firmado por el profesor de la Universidad Fudan, Zhang Jiadong, es estratégicamente preciso: “China e India necesitan todavía una unidad estratégica con el fin de darle nueva forma al viejo orden económico y político internacional... Al ser los dos países civilizados más antiguos en la historia de la humanidad, China e India... comparten una visión sobre el futuro y sobre nuestras responsabilidades históricas”.

Estos acontecimientos en Asia, junto con el propósito declarado de Japón de trabajar estrechamente con China en la Franja y Ruta, han hecho que toda la dinámica mundial vire dramáticamente en dirección al Nuevo Paradigma. Como lo señaló Helga Zepp-LaRouche ayer:

“La próxima cumbre entre Modi y Xi tiene el potencial de ser un avance fundamental absoluto. Son las dos civilizaciones más antiguas, cada una con 5,000 años o más de antigüedad y representan al 40% de la población mundial. Si se juntan, y con la realineación de Japón con China y con Rusia, ¡nada más hay que mirar la situación! La que cuenta es Asia. Y al otro lado no tenemos más que la impotencia absoluta del Viejo Paradigma, representado por Macron y Merkel, tratando de convencer a Trump de que forme parte de su viejo mundo.

“Esta muy claro: la batalla es entre que Estados Unidos se les una y se una al imperio británico o se una a Putin y Xi. Y si ganan las cuatro naciones más importantes, Rusia, China, India y Estados Unidos, es decir el concepto de las Cuatro Potencias de Lyndon LaRouche, entonces el mundo va a estar en un terreno más seguro”.

Zepp-LaRouche dijo después que el mundo está entrando en un período en donde se pueden producir los cambios más dramáticos en los próximos meses, un período de abril a junio de realineamientos a nivel internacional. Está la planeada reunión Trump-Putin; las pláticas de Trump con Kim Jong-un de Corea del Norte; la programada cumbre de la OCS y otras más. Zepp-LaRouche dijo dirigiéndose a sus compañeros organizadores en el movimiento internacional de LaRouche:

“Es importante cuando estamos en estos países asentados en el Viejo Paradigma, que no nos dejemos influenciar por el medio ambiente y que no nos dejemos llevar por las altas y bajas de la cobertura diaria en los medios tradicionales, que no es más que guerra sicológica en contra de la mente de la población. Tenemos que ubicarnos en el Nuevo Paradigma y tomar una perspectiva moral e intelectual más elevada”.

Saquemos a la gente de los miedos e impotencia que sienten, dijo Zepp-LaRouche, y elevémoslos al nivel más alto, al nivel en donde se hace la verdadera historia. Mostrémosle que el mundo puede arreglarse; pero solo si funcionamos al nivel de lo sublime.