Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Escalada de provocación británica con otra farsa en Siria; esta propaganda podría llevar a una guerra mundial

10 de abril de 2018
white_helmets_arbin_6-2-2018-crop.jpg
Los "Cascos Blancos" sirios en la ciudad de Arbin, el 6 de febrero de 2018 (Foto: Qasioun News Agency / Screen Grab).

9 de abril de 2018 — Todos los medios noticiosos londinenses y el grupo creado por los británicos “Cascos Blancos” han lanzado una burda farsa durante las últimas 48 horas, sobre una “ataque con armas químicas contra un hospital en Duma”, Siria, como propaganda de guerra dirigida al Presidente, Donald Trump. A pesar de que expertos de inteligencia militar vieron la farsa, y que los funcionarios rusos habían predicho que sucedería eso precisamente, hoy los británicos celebraron el hecho de manera ejemplar en el encabezado del Sunday Telegraph, “Donald Trump condena a Vladimir Putin luego de que el ataque químico a Siria mata a docenas”. El mismo Reuters y la BBC, quienes originaron la noticia, reconocieron que no había ninguna evidencia de que hubiese sucedido un ataque químico, excepto por los informes dudosos de los videos enviados por el grupo yihadista Jaish al-Islam y de los “Cascos Blancos”, defensores de los terroristas.

Helga Zepp-LaRouche declaró ayer que esta nueva farsa, luego de que se tambaleara la propaganda bélica británica contra Rusia en el caso de Skripal, es sumamente peligrosa para el mundo entero y se tiene que rechazar de plano.

Asimismo, señaló que esta propaganda es coherente con la rebelión abierta que se ha incitado en contra de las órdenes que dio públicamente el Presidente Trump para que Estados Unidos termine sus operaciones militares en Siria, como lo publicó el diario Washington Post en su editorial y primera plana del domingo.

“Gran Bretaña no ejecuta una operación de propaganda de preguerra (como en el envenenamiento de los Skripal) para abandonarla luego de que se desmorone y no produzca la confrontación total esperada”, explicó Helga Zepp-LaRouche. “No, ellos intensifican la misma propaganda de preguerra. Si esto no se detiene de inmediato puede tener las mayores consecuencias, como una guerra mundial final”.

Asimismo, recordó la advertencia del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso: “Una intervención militar [o sea, otro ataque de la OTAN con misiles] con pretextos falsos inventados en Siria, en donde efectivos rusos están estacionados a solicitud del gobierno legítimo, es absolutamente inaceptable y puede detonar las consecuencias más graves”. Y también lo que ha declarado el general (ret) Evgeny Buzhinsky, del Centro Ruso para Estudios Programáticos, quien acusó en la BBC a Gran Bretaña por mentir, y que eso podría llevar a “una guerra real, la última guerra en la historia de la humanidad”.

Pero también el veterano ex funcionario de la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos, el coronel (ret) Pat Lang, quien calificó todas estas farsas de ataques químicos como “más leña para el fuego del aparato de propaganda de los rebeldes, la mayoría de los cuales tiene el soporte financiero del Ministerio del Exterior del gobierno británico, que se lo transmite a través del MI6. ¿Qué diablos motiva al Reino Unido en esta diablura?”

El pasado sábado 7, Helga Zepp-LaRouche habló en una conferencia del Instituto Schiller y ante la prensa extranjera en Nueva York, en donde ubicó la amenaza de un nuevo derrumbe financiero del sistema financiero con sede en Londres, y señaló que esto es precisamente lo que está detrás de la escalada bélica de Londres: “¿Por qué hay una satanización del Presidente Putin de la misma gente que también sataniza al Presidente Trump y al Presidente Xi Xi Jinping? Esta es la misma insensatez que condujo a la Segunda Guerra Mundial y que podría fácilmente desatar la Tercera Guerra Mundial... Lo que está detrás de todo esto es la desesperación debido a que las potencias financieras de la City de Londres y de sus colaboradores de Wall Street ven claramente que su sistema se derrumba...”

“Imaginen”, dijo ella”, “si podemos movilizar a la población estadounidense para ejercer presión sobre el Presidente Trump... para que acepte el ofrecimiento de Xi Jinping para cooperar con la Nueva Ruta de la Seda... y también que los países europeos reconozcan eventualmente, muchos de ellos ya lo están haciendo, pero los que faltan, reconozcan que la cooperación con Rusia, con China y con las demás naciones que ya se han integrado a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que esto sería mucho más de su interés que el presente rumbo de la confrontación británica con Rusia y con China”.