Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El imperio británico está desenmascarado y desesperado

5 de abril de 2018
david_kelly-crop.jpg
Doctor David Kelly. Fue "suicidado" luego de testificar en contra del "expediente arreglado" de Blair, que fue el pretexto para lanzar la guerra contra Iraq.

5 de abril de 2018 — Los lores del imperio británico están en estado de shock. Su esfuerzo frenético por salvar al imperio se vino abajo estrepitosamente el martes 3, cuando los científicos en Porton Down se negaron a mentir por el imperio: se negaron a decir que el gas nervioso en el caso Skripal provino de Rusia. Hay que recordar que fue David Kelly, el jefe de la División de Microbiología de Defensa en Porton Down, y miembro del equipo de inspección en Iraq, el que dio el pitazo de que Tony Blair había “arreglado” el expediente que alegaba que Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva. Como científico, se negó a mentir. Luego “suicidaron” a Kelyy como resultado de esto y siguieron delante con la guerra ilegal y genocida.

Esta vez, no están ni George W. Bush ni Barack Obama para encubrir las mentiras del imperio. El Presidente Trump, para consternación de las oligarquías británica y estadounidense y los vendidos de la prensa, se niega a decir (o tuitear) una palabra sobre el papel de Rusia en el caso Skripal. Habló con Putin después del incidente sin mencionar nada y justo el marates 3, le dijo a la prensa una vez más que “llevarse bien con Rusia es algo bueno, no es algo malo”.

El imperio está al descubierto y seriamente herido, pero no está muerto todavía, y por lo tanto es capaz de cualquier cosa para tratar de salvarse. Lyndon LaRouche le ha advertido a los estadounidenses y a otros durante 50 años que el imperio británico no es una cosa del pasado, sino que está en el centro del saqueo financiero y la especulación que ha llevado al sistema financiero occidental al borde de la ruina, a la vez que manipula al “gigante idiota” de Estados Unidos, para que libre las guerras coloniales por ellos, primero en Indochina, después en el Medio Oriente. Ha advertido también que el imperio preferiría una guerra global, antes que ver que su imperio desaparezca.

Helga Zepp-LaRouche llamó la atención a esta realidad mortal. Se colapsó la campaña del Rusiagate y sus perpetradores en el MI6 y en el equipo de inteligencia de Obama enfrentan ahora cargos penales por sus actos traidores. Los controladores de Theresa May lanzaron después desesperadamente el incidente Skripal, y exigieron que las naciones occidentales se les unieran en culpar a Rusia, sin ningún tipo de evidencia. Solo la mitad de las naciones de la UE aceptaron seguirle el juego y, a pesar de que Trump permitió que su gobierno expulsara a diplomáticos rusos, él personalmente no ha culpado a los rusos y anunció que Moscú puede reemplazar a sus diplomáticos.

Pero ahora los expertos en armas químicas del Reino Unido han puesto al descubierto las mentiras maliciosas y peligrosas de la Primera Ministra May y su bufón el secretario de Relaciones Exteriores Boris Johnson. La histeria reina hoy en Londres. ¿Tomará el imperio acciones aún más desesperadas, como empezar una guerra? ¿Irán a aprovechar para lograr ese fin el inminente desplome de la burbuja especulativa multibillonaria en dólares en el sistema financiero occidental, que ellos crearon?

Toda persona de buena voluntad tiene que adoptar y pelear por la plataforma de LaRouche, para restablecer los métodos del Sistema Americano de Economía Política y el progreso científico en Estados Unidos y para que se unan a la Nueva Ruta de la Seda, trabajando junto con China y Rusia en proyectos globales para el desarrollo de las naciones, como lo propugnaba Estados Unidos en otros tiempos. El imperio está a punto de ser derrotado pero es más peligroso que nunca.

Esta es la razón por la cual fue fundada esta organización y la victoria por la que hemos peleado tan arduamente está al alcance de nuestras manos. Como lo dijo hoy Helga LaRouche: “Manténgase en la realidad; eso es lo que nos mantiene sanos, eso es lo que nos vuelve únicos. Ellos nunca se imaginaron que un genio como Lyndon LaRouche rondaría por ahí para hacerles frente”.