Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los aterrados “expertos”

9 de marzo de 2018
putin-presidentaddress2018.jpg
El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante su informe anual ante la Asamblea Federal de Rusia, donde anunció los neuvos sistemas de armamento basados en nuevos principios físicos. 1ro de marxo de 2018 (en.kremlin.ru).

9 de marzo de 2018 — Los medios noticiosos tan afectos a las noticias falsas ahora dicen, con relación al informe anual del Presidente Vladimir Putin de Rusia, que “Ah, ya lo sabíamos, pero de todos modos, ¡al cabo que no es cierto!”. Pero en las pocas horas después del discurso, cuando estaban esos medios fuera de guardia, de manera accidental se les coló algo de la verdad. El portal electrónico de la radio pública nacional (NPR) publicó un cable el 1º. de marzo, titulado “Expertos aterrados con las declaración rusa sobre el misil de energía nuclear y de alcance ilimitado”. El cable reseña los comentarios de Edward Geist, un investigador de la Corporación Rand especializado en Rusia: “Todavía estoy algo impactado. Mi estimación es que no son fanfarronadas, que ya probaron esta cosa en vuelo. ¡Pero eso es increíble!”

Y eso es lo que se puede confirmar, en el sentido de que los científicos occidentales más prominentes y los especialistas en Rusia a quienes les pagan por saber esas cosas, no sabían nada. Estaban totalmente en las nubes.

Ahora bien, el informe a la nación del Presidente Putin tiene muchas implicaciones, y apenas comienzan a hacerse notar. Lo primero y quizás más importante, como lo ha destacado Helga Zepp-LaRouche, es que cualquier cosa que quienquiera se haya imaginado, la fantasía del “mundo unipolar” está muerta. La elección de Donald Trump en 2016 fue un golpazo a la idea de que el “músculo” de Estados Unidos dominaría al mundo militarmente a nombre del “cerebro” británico; pero ahora esa creencia llegó a su fin.

Y luego, pregúntense, ¿que hacían las agencias de inteligencia de Estados Unidos con su ilimitada cantidad de miles de millones de dólares, además de interferir todos los teléfonos, computadoras, tabletas y demás artefactos de todos los ciudadanos del mundo? Ocupados en buscar rusos debajo de las camas de los estadounidenses y dentro de la Casa Blanca, parece que se les pasó todo lo verdaderamente importante sobre lo que hacían los rusos de verdad, desde hace unos 15 años.

Ahora vean algunas de las implicaciones más obvias para la exploración espacial, y relacionado a ello, las implicaciones para el futuro de la economía mundial. Considerado en su conjunto, la última tercera parte del discurso del Presidente Putin, en donde habló de los nuevos sistemas de armamento (en especial sus frases finales), dejó en claro que la humanidad está al alcance ya de una nave espacial movida por energía nuclear, lo cual ofrecería un acceso muchísimo mayor al espacio que los cohetes actuales, que el trasbordador espacial, o cualquier otra cosa disponible ahora. La nave espacial original fue idea del finado científico austriaco Eugen Saenger, cuyo enfoque contó con el apoyo de Lyndon LaRouche y de otros expertos como el finado “astronauta de los astronautas”, John Young. Pero una nave espacial de energía nuclear, que ahora viene en perspectiva, es muy superior a los diseños convencionales de combustible quemado del pasado y del presente, hasta que no dispongamos de una nave espacial movida por fusión nuclear. (Lo cual no le quita importancia a la versión a escala que probó China el 2 de marzo, de una nave espacial convencional).

En lo más inmediato, ¿qué nos dice eso sobre el potencial de la energía nuclear? El secretario de Energía de Estados Unidos, Rick Perry, y también el gobierno canadiense, están haciendo esfuerzos para avanzar el proyecto de producir reactores nucleares modulares pequeños en una línea de ensamblaje (como los automóviles). Esto tendrá una enorme importancia, en especial para las zonas menos desarrolladas de Asia, África e Iberoamérica. Pero aquí también parece que Rusia le cantó las cuarenta. El Presidente Putin dijo que Rusia ha desarrollado una “unidad de energía nuclear de gran potencia a pequeña escala que se puede instalar en un misil como... el misil Tomahawk estadounidense”. ¿Saben ustedes cuando mide de diámetro un misil Tomahawk? Son 50 centímetros. Putin dijo también que esa unidad de energía nuclear, diseñada para sus drones submarinos, es más poderosa que las que se utilizan en sus submarinos nucleares tripulados, pero cien veces más pequeña.

Otros dos de los avances que anunció el Presidente Putin tienen que ver en especial con el programa para desarrollar la energía de fusión, como se plantea en las “Cuatro Leyes” económicas de Lyndon LaRouche, que son el fundamento de la plataforma de la campaña 208 de LaRouche PAC. Primero, aunque no se dieron detalles, ha habido avances en el empleo de láseres. Segundo, cuando habló del nuevo vehículo de lanzamiento atmosférico que vuela a Mach 20 (20 veces la velocidad del sonido), dijo que “el empleo de nuevos materiales compuestos ha hecho posible que el conjunto del misil crucero deslizante pueda hacer un vuelo guiado de larga distancia, prácticamente en condiciones de formación de plasma”. Ciertamente, las condiciones que se generan a una velocidad de Mach 20 con muy comparables a las de la “bola de fuego” que genera el Transbordador Espacial cuando entra de regreso a la atmosfera terrestre, pero en este caso solo se pueden sostener esas condiciones por un período breve. Aquí los comentarios de Putin parecen indicar que han logrado avances nuevos en la física del frente de la onda de choque que genera gases de plasma, desarrollando los avances que inició en el pasado Bernhard Riemann y que siguieron después Prandtl, Busemann y otros.

Y para resumir lo anterior, desde un punto de vista cultural diferente: Iniciamos un nuevo período de fricción tecnológica, distinto, pero comparable en cierto sentido, al período desde el lanzamiento del satélite Sputnik el 4 de octubre de 1957, hasta el asesinato de John F. Kennedy el 22 de noviembre de 1963, o un poco después.

Estas cuestiones plantean las consideraciones más de fondo que sustentan la Iniciativa de Defensa Estratégica de Lyndon LaRouche y de su iniciativa para una Defensa Estratégica de la Tierra (también iniciativa de Edward Teller). Estas son las ideas que serán los cimientos sobre los cuales se tienen que basar las negociaciones venideras con la Rusia de Putin y las demás naciones. Y lo que apuntala todo eso es la verdad de la distinción de la especie humana con respecto a todas las demás conocidas.