CND: Es nuestro derecho conforme a la Primera Enmienda, robarnos las elecciones

1 de marzo de 2018

1 de marzo de 2018 — En el caso judicial en contra del Comité Nacional Demócrata (CND) y la antigua presidente del CND y actual congresista, Debby Wasserman-Shultz, acusados de haberle robado las elecciones primarias a Bernie Sanders a favor de Hillary Clinton (como lo admitió Donna Brazile, quien sustituyó a Wasserman-Shultz cuando se vio forzada a renunciar), los abogados del CND alegaron que ¡estaban totalmente en su derecho constitucional de amañar las elecciones! Esto pudiera sonarle familiar a quienes han seguido al movimiento de LaRouche, porque alegaron con éxito en los tribunales que el Partido Demócrata es un “club privado” que podía excluir a LaRouche de su convención, a pesar de que él había recabado el número requerido de firmas de demócratas.

El blog de noticias Zero Hedge informó el lunes 26 de febrero que los abogados del CND y de Wasserman-Shultz presentaron documentos en el tribunal en donde argumentan que: “No existen bases legítimas para este litigio, el cual es, en su forma más básica, un intento indebido de convertir los tribunales federales en armas políticas para ser utilizadas por individuos que están descontentos sobre la forma en que un partido político selecciona a sus candidatos en una campaña presidencial. Reconocer cualquiera de las causales de la demanda que los demandantes alegan con base en las teorías que los animan, sería directamente contrario al precedente de vieja data de la Corte Suprema de reconocer los derechos centrales y decisivos de la Primera Enmienda de que gozan los partidos políticos, en especial cuando se trata de seleccionar al candidato del partido para ocupar un cargo público”.

Zero Hedge señala sagazmente que: “Pareciera que los demandados en la demanda por fraude contra el CND, pretenden argumentar que hacer trampa contra un candidato en un proceso de primarias está protegido por la primera enmienda... Pareciera aquí que el CND argumenta que es su derecho nombrar candidatos a su propia discreción, al mismo tiempo que niega cualquier obligación fiduciaria a representar a los votantes que hicieron donativos al Partido Demócrata en la creencia de que el CND actuaría imparcialmente hacia los candidatos involucrados”.

Zero Hedge también informa que la Corte Suprema del Reino Unido recientemente falló que Wikileaks Cables era admisible como evidencia en los procesos judiciales. Y agrega: “Si se encuentra, de manera similar, que la publicación de los correos electrónicos del CND son admisibles en los tribunales judiciales de Estados Unidos, entonces el contenido de los correos electrónicos filtrados podría utilizarse para argumentar que, al contrario de lo que alega el último sumario del demandado, el CND sí favoreció la campaña de Hillary Clinton por encima de la del senador B. Sanders, y que actuaron para sabotear la campaña de Sanders”.