Lavrov: “Los demócratas están haciendo lo imposible para envenenarle la vida al Presidente Trump”

19 de febrero de 2018

19 de febrero de 2018 — En una entrevista de 20 minutos en el programa “Conversación Global” de la agencia noticiosa Euronews, el pasado 16 de febrero, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, reiteró una vez más el entendimiento que tiene el gobierno ruso de que al Presidente Trump lo han impedido que mejore las relaciones con Rusia, como es el deseo que él mismo ha expresado en repetidas ocasiones. “Es bastante claro que los demócratas no pueden reconciliarse con la derrota [en las elecciones presidenciales de 2016] que los agarró totalmente por sorpresa, y ahora están haciendo lo imposible para envenenarle la vida al Presidente Trump y a todo el Partido Republicano. Pero para Trump, en primer lugar, por supuesto, ya que esa un líder que viene de fuera del sistema... No han podido hacerlo en la medida en que ellos quisieran”, dijo Lavrov.

“Trump ha confirmado más de una vez su intención genuina para cumplir con todo lo que dijo durante la campaña electoral, como por ejemplo fomentar relaciones normales, de respeto, de provecho mutuo con Rusia”, dijo Lavrov. Sin embargo, los nexos entre los dos países no han mejorado. “Es una lástima que con Donald Trump, por más de un año de su Presidencia, nuestras relaciones no han mejorado con relación a las el período del gobierno demócrata. En cierta medida, han empeorado”, agregó.

“Yo si espero que las tendencias predominantes que estamos viendo en Washington ahora van a desaparecer de alguna manera”, le dijo Lavrov a Euronews. “Es claro, no obstante, no se puede esperar que esto suceda antes de las elecciones de medio período en noviembre porque la pelea por los escaños en el Congreso de Estados Unidos y las gobernaciones ya está a todo vapor”, explicó.

Lavrov negó totalmente las últimas imputaciones de injerencia rusa en las elecciones de 2016l, y señaló que eso refleja el hecho de que los autores de la operación del Rusiagate están “arrinconados”. Explicó que “hay mucha plática sobre la interferencia del Estado en los procesos electorales pero no he visto ni un solo hecho hasta el momento. Un asistente del Secretario de Seguridad Interna que supervisa la seguridad cibernética dijo sin ambigüedades hace unos días que ellos no tienen ninguna evidencia de ninguna interferencia de Rusia en la última elección presidencial”, señaló.

“Para Estados Unidos la situación se está haciendo imposible, luego de que no ha salido ningún hecho a la esfera pública, sobre el casi medio año que ha durado la investigación. Si hubiese algo ardiendo, se vería algo de humo de inmediato. Yo creo que se han arrinconado ellos mismos con las declaraciones sobre datos precisos de la injerencia rusa y ahora están tratando de cuando menos sacar alguna justificación retroactiva, pero igual, siguen luchando por mantenerse a flote”.