Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Al descubierto el paradigma británico. Que el mundo debata libremente los méritos de los dos sistemas: Helga Zepp-LaRouche

10 de febrero de 2018
helga-webcast-20180208.jpg
Helga Zepp-LaRouche, en su videoconferencia semanal por Internet

10 de febrero de 2018 — El hecho de que las maniobras de las agencias de inteligencia británicas para manipular las elecciones de Estados Unidos en el 2016, están ahora a la luz del público en todo el mundo, y de que esas operaciones continúan con el propósito de acabar con la Presidencia de Trump, es verdaderamente “¡una cosa muy grande!”, y no solo para Estados Unidos, señaló la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, en su videoconferencia semanal por Internet (en inglés y ene español). La intervención del despacho británico de Relaciones Internacionales para defender al espía británico Christopher Steele, las revelaciones que señalan el papel del ex jefe de la agencia de inteligencia británica MI6, Richard Dearlove, en la dirección de la operación de Steele, todo eso ha obligado a que el papel del gobierno británico mismo en este golpe sea objeto de la investigación. “¿Intentó la inteligencia británica destruir la Presidencia de Trump?”, fue la pregunta que planteó el miércoles 7 el blog Sic Semper Tyrannis, del respetado ex analista de la Agencia de Inteligencia de Defensa, coronel Pat Lang, en un artículo del columnista del blog que escribe con el seudónimo de “Publius Tacitus”, a lo cual hizo referencia Zepp-LaRouche en su videoconferencia.

Mientras tanto, el nombre de Barack Obama comienza a surgir también en medio de toda esta trama golosita. En un nuevo mensaje de texto entre los célebres amantes del FBI, Strzok y Page, se nombra a Barack Obama y se indica que está ansioso de saber “todo” sobre lo que estaba haciendo la pareja e tórtolos. Estas revelaciones, “claramente están alcanzando dimensiones mucho, pero mucho más grandes que las del Watergate”, en la evaluación de Zepp-LaRouche.

“No se trata nada más de un intento de golpe contra Estados Unidos”, subrayó Zepp-LaRouche. El consolador de Steele, Richard Dearlove, fue quien elaboró el infame expediente que sirvió de pretexto para el ataque de Estados Unidos contra Iraq en la Segunda Guerra del Golfo. De lo que se trata aquí, señaló ella, es de un “paradigma de políticas que han conducido a la situación actual en que se encuentra el mundo, tal como la destrucción de gran parte del Sudoeste de Asia, y la crisis de los refugiados. Así que no se trata de minucias, y yo creo que ya es hora de que todo este paradigma salga a relucir a la luz pública y que se sustituya por una política completamente diferente...

“Lo más que pueda hacer la gente para llamar la atención pública sobre lo que está sucediendo en esta pelea absolutamente gigantesca en Estados Unidos, mejor será el resultado”, señaló. Estos espías le temen a la luz pública, como los vampiros, y entre más luz les caiga, mejor.

Zepp-LaRouche también señaló la evidente campaña de ataques coordinada internacionalmente en contra de China y del programa de la Nueva Ruta de la Seda, que se desataron durante las últimas semanas, con los informes que alertan sobre la “amenaza” china, desde Australia hasta Alemania, hasta Estados Unidos y de ahí a toda Sudamérica. El comentario sonriente de ella fue:

“Si las consecuencias estratégicas no fuesen tan graves, ¡realmente esos comentarios serían divertidos!... Que el primer ministro griego Tsipras haya asistido al Foro de Cooperación Internacional de La Franja y la Ruta [en Pekín en mayo de 2017] y que haya elogiado a China y a la Nueva Ruta de la Seda, ¡qué crimen! O que el Presidente Zeman de la República Checa haya invitado a Xi Jinping para una visita de Estado, ¡que crimen! O que el grupo de ‘16+1’ de los países de Europa central y oriental con China, estén felices de cooperar con la Nueva Ruta de la Seda, porque les ofrece el tipo de inversiones en infraestructura que la Unión Europea no les da. Y luego, que digan que el programa chino de la Nueva Ruta de la Seda pone en duda los supuestos fundamentales sobre el papel de Europa en la arena mundial! Bueno, o sea, realmente no puedo dejar de sonreírme porque es verdad! China ofrece un sistema diferente”.

Helga Zepp-LaRouche sugirió que ha llegado el momento de que la gente tome la palabra. “Aquí está una iniciativa estratégica que, si la aceptan Estados Unidos y las naciones de Europa, tendremos una plataforma para la paz. Si tenemos una relación de ganar-ganar a una escala mundial, de esa manera podemos crear una plataforma para la paz y una doctrina de seguridad par el siglo 21. Y yo creo que eso es lo que se tiene que debatir y yo esperaría que haya más gente que hable... Necesitamos un verdadero debate internacional sobre los diferentes modelos de programas y políticas, y se debe hacer de manera democrática, con un espíritu libre, donde la gente pueda decir lo que piensa y que haya un diálogo libre sobre cuáles son los méritos de cada sistema. Yo creo que eso sería muy saludable para el mundo entero”, planteó en conclusión.