Lo principal segundario

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Intervención de LaRouchePAC en la campaña electoral del 2018: La campaña para ganar el futuro

enero 11, 2018

10 de enero de 2018 – El Comité de Acción Política de LaRouche (LaRouchePAC) emitió la declaración siguiente para su distribución masiva:

Las elecciones del 2018 van a determinar nuestro futuro. Ninguno de los principales partidos tiene un programa para lograr un avance fundamental de la nación, mucho menos para garantizar siquiera nuestra supervivencia a corto plazo.

LaRouchePAC propone la plataforma siguiente, y anunciamos que vamos a llevar a cabo una campaña de gastos independientes para hacerla realidad. Vamos a hacer campaña en base a este programa, respaldando u oponiéndonos a los candidatos en función de que apoyen o no estas ideas. Lo que buscamos es crear grandes bloques de votantes en Distritos Congresionales decisivos para que se unan a nosotros.

Ambos partidos están controlados por Wall Street. Los dos partidos se adhieren al sistema imperial de relaciones entre naciones posterior a la Segunda Guerra Mundial, un sistema que ha producido una guerra perpetua y genocidio. Los demócrata pretenden utilizar estas elecciones para enjuiciar políticamente al Presidente. Los republicanos, aunque nominalmente respaldan al Presidente, se ciñen fanáticamente a los axiomas económicos que van a destruir su Presidencia.

Nuestro programa tiene dos flancos. Detener el golpe de Estado contra el Presidente y enjuiciar a los culpables. Implementar las Cuatro Leyes de LaRouche para la recuperación económica de Estados Unidos, e integrar a Estados Unidos a la gran Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) china para el desarrollo económico.

Esto creará millones de empleos productivos aquí y en otras partes del mundo, y al mismo tiempo ocasionará el cambio más fundamental y necesario en las relaciones estratégicas. Bajo el programa de LaRouche, las naciones van a colaborar en grandes proyectos para avanzar en las metas comunes de la humanidad, en vez de enfrentarse como adversarios geopolíticos en guerras híbridas en las que la humanidad se tambalea constantemente al borde de una guerra de extinción termonuclear.

Estas son las Cuatro Leyes de LaRouche. No son puntos separados. Todas y cada una de estas leyes se deben conceptualizar e implementar en conjunto.

(1) Restablecer la Ley Glass-Steagal de Franklin Roosevelt, ya mismo, antes de la inminente desintegración de la burbuja financiera que creó Wall Street luego del crac del 2008.

(2) Retornar a un sistema de banca nacional vertical, para crear el crédito necesario para colocar nuestra infraestructura en una plataforma completamente nueva. Los modelos para un programa como este ya existen, en la forma del Banco Nacional de Estados Unidos, el banco de Hamilton, el sistema de los “Greenbacks” del Presidente Abraham Lincoln, y de la Corporación Financiera de la Reconstrucción del Presidente Franklin Roosevelt.

(3) Utilizar el sistema de crédito federal para generar pautas de alta productividad en las mejoras del empleo, con la intención complementaria de aumentar la productividad física-económica y los niveles de vida de las personas y de los hogares de Estados Unidos. Cualquier propuesta económica tiene que expresar este principio. El progreso depende de la construcción de una plataforma nacional moderna de infraestructura y de cultura, que propicie el potencial de la creatividad humana.

(4) Crear una economía orientada por la energía de fusión y llevar a la nación de nuevo a explorar el espacio. La fusión representa un salto cualitativo en la capacidad del poder productivo de la población y será el la fuente de energía para iniciar la exploración del espacio. Los avances científicos fundamentales son la piedra angular de todo progreso económico.

El propósito de estas leyes, tomadas en su conjunto, es crear un nuevo renacimiento humano que se necesita con urgencia.