Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Macron en Xi’an: China ha “realizado un sueño”. El mundo debe unírsele

9 de enero de 2018
macron-xi.jpg
El Presidente de China, Xi Jinping (segundo de la derecha) y su esposa Peng Liyuan (primera a la derecha) junto con el Presidente de Francia, Emmanuel Macron (segundo de la izquierda) y su esposa Brigitte Macron en la residencia estatal para huéspedes de Diaoyutai en Pekín, el 8 de enero de 2018. (Xinhua/Li Xueren).

9 de enero de 2018 — El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, comenzó ayer su visita de Estado por tres días en China, en la ciudad de Xi’an, la ciudad de entrada en la antigua Ruta de la Seda, en donde Macron elogió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR), y dijo que China “ha realizado un sueño”. Macron dijo que la antigua Ruta de la Seda es un tesoro de la civilización, y alabó a China por haberla inventado de nuevo. China ha reactivado el reino de la imaginación, dijo. Francia y China tienen que trabajar juntas en el futuro, y Europa debe hacer lo mismo.

En términos de la economía, Macron dijo que en medio de la crisis del mundo capitalista unipolar, China y Francia deben trabajar juntas. Se refirió al logro de China de haber sacado de la pobreza a 700 millones de personas, y agregó que ahora China puede ir a Europa a ayudar a hacer lo mismo allá.

La postura de Macron presiona a todo el sector transatlántico, dominado todavía por el agonizante y mortal sistema de control monetarista y de la geopolítica de Wall Street y la City de Londres. La presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, observó que la maniobra de Macron pone en aprietos al gobierno alemán; la postura contra China y contra la IFR de Berlín, y de Bruselas, sede de la Unión Europea, queda cada vez más aislada. Véase el realineamiento que está en marcha en busca de la cooperación para el desarrollo ganar-ganar, con China y la IFR: Suiza, los Balcanes, Europea Oriental, el Mediterráneo, y ahora Francia. Las localidades se alinean, compitiendo por ser el centro de la Nueva Ruta de la Seda, desde Valencia, España, hasta Minsk, Bielorrusia, y en medio muchas otras ciudades como candidatas.

En su ruta de regreso a casa desde China, Macron estará el 11 de enero en Roma, en donde participará en la cumbre de dos días de los “Med-siete”, el grupo de las naciones de la cuenca del Mediterráneo, todas las cuales tienen relaciones crecientes con China y proyectos de desarrollo con la IFR: Portugal, España, Francia, Italia, Grecia, Chipre y Malta.

Recuerden, dijo Macron, que la Iniciativa de la Franja y la Ruta funciona en ambas vías: “La antigua Ruta de la Seda no fue nunca solo china. Por definición, estos caminos solo se pueden compartir. Si son caminos, no pueden ser de ‘una vía’ ”.

Macron puso un acento muy especial en el compromiso de Francia para trabajar con China en África, en proyectos de la IFR sobre ferrocarriles, puertos y demás infraestructura, para conectar a Europa y Asia.

Esta visión de la Ruta de la Seda se necesita urgentemente en Estados Unidos, donde el Presidente, comprometido con “el hombre olvidado”, como lo ha venido repitiendo y lo reiteró ayer en la convención de la Unión Agropecuaria (Farm Bureau) en Tennessee, sigue aplaudiéndole a la burbuja del mercado de valores, mientras que los ferrocarriles se descarrilan, los puentes se colapsan, y la esperanza de vida se desploma. Pero esto no es un pozo de desesperación; es un vacío que se puede llenar con el conocimiento y el espíritu de “qué hacer”, como se plantea en el nuevo informe de LaRouchePAC, LaRouche’s Four Laws: The Physical Economic Principles for the Recovery of the United States—America’s Future on the New Silk Road (Las Cuatro Leyes de LaRouche: Los principios económicos físicos para la recuperación de Estados Unidos; el futuro de Estados Unidos en la Nueva Ruta de la Seda). LaRouchePAC está organizando varios grupos que se han desplegado a Washington, DC, esta semana, para ocupar las 435 oficinas de la Cámara de Representantes, que comenzó sus sesiones del año ayer. Lo mismo con las legislaturas estatales que están iniciando labores, y otros lugares de interés político que van a recibir el folleto. Faltan tres semanas para que el Presidente Trump presente su informe a la nación, el Estado de la Unión, el próximo 30 de enero.

El mensaje de Macron va a generar ondas de choque por todo el mundo y en muchos frentes, señaló Zepp-LaRouche. Es todo un vuelco a la vieja postura. Hay que utilizar esto para darle un sacudón al sistema y poner otro nuevo en su lugar.