Por órdenes de Wall Street, el Presidente Kuczynski del Perú sobrevivió a la “moción de vacancia” presidencial

23 de diciembre de 2017

23 de diciembre de 2017 — El prominente banquero de Boston y actual Presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), sobrevivió el jueves 21 a la votación sobre “vacancia” presidencial en el Congreso peruano, por un margen de 78 a 19, menos de las dos terceras partes necesarias para alcanzar la mayoría calificada de 87 votos necesarios para iniciar el proceso de vacancia presidencial, o juicio político.

Kuczynski es el último político iberoamericano prominente al que alcanzan los escándalos de corrupción relacionados con la operación “Lava Jato”, mediante la cual se ha acusado a la compañía constructora Odebrecht —una firma de ingeniería y construcción brasileña de categoría mundial, con actividades en decenas de países— de pagar sobornos a políticos. Como lo ha documentado EIR, todo el asunto de Lava Jato fue confeccionado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Estado, y han utilizado a sus piezas como el juez brasileño Sergio Moro y otros, para ejecutar operaciones de cambio de régimen y golpes de Estado contra los países y dirigentes que colaboran con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Son los mismos personajes del DOJ que, por exactamente los mismos motivos, están involucrados en la cacería de brujas ilegal contra el Presidente Donald Trump de Estados Unidos, en la cual se han basado en las instrucciones y documentos fraudulentos preparados por la inteligencia británica.

Hasta ahora, Lava Jato se ha utilizado para:

* Derrocar al gobierno de Dilma Rousseff en Brasil y amenazar al ex Presidente Lula da Silva con la cárcel.

* Destruir las capacidades económicas y tecnológicas de Brasil, tal como sus programas nuclear y espacial, así como su compañía petrolera nacional.

* Amenazar a la ex Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, con retirarle su inmunidad parlamentaria para llevarla a prisión.

* Encarcelar al vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, y amenazar al ex Presidente Rafael Correa por lo mismo.

* Amenazar al Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, con desestabilizar al país, y mucho más quizás.

En todos estos casos, los dirigentes seleccionados destacan por su participación activa en la promoción de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, y como en el caso de las naciones del BRICS, han adoptado programas para vincular a sus países a la alternativa global de la Franja y la Ruta, y no al sistema financiero de Wall Street que se derrumba.

Pero no Pedro Pablo Kuczynski. Y por lo tanto, Wall Street y la City de Londres accionaron sus palancas y movieron sus piezas para asegurar la supervivencia de Kuczynski ante el voto en el Congreso para declarar “vacancia presidencial”, y que no se convirtiese en el daño colateral de su operación Lava Jato. La intención de los banqueros se dejó ver claramente cuando la Unidad de Inteligencia del Economist (EIU, en sus siglas en inglés) anunció el 18 de diciembre que el proceso de enjuiciamiento político estaba ocasionando tales “ruidos políticos” que obligaban una revisión a la baja en el pronóstico de la EIU para el crecimiento del Perú.

Luego durante el proceso de discusión del voto en el Congreso, el partido izquierdista “Nuevo Perú”, que dirige Veronika Mendoza, dio una media vuelta y cambió su anterior apoyo a la declaración de vacancia, para votar en contra de la misma, con lo cual le dio a PPK el margen necesario para sobrevivir. Mendoza es el caso típico del dirigente político manufacturado desde el exterior, con una perfil cultivado de respaldo total al ambientalismo, al indigenismo, los derechos gay, y así por el estilo. Es hija de un padre peruano y madre francesa; es graduada en psicología en la Universidad de la Sorbona de París, la misma Sorbona que desde hace décadas ha sido el centro de control de los movimientos dizque “indigenistas” en toda Iberoamérica, y en especial en Perú. El caso de Jacques Soustelle es infame en este respecto, así como el control desde arriba que ejercían estas redes afrancesadas de la Sorbona sobre el grupo narcoterrorista de Sendero Luminoso. Gran parte de la izquierda influida por Sendero en el Perú hoy en día, coincide con las redes que respaldan las actividades políticas de Mendoza, como en el caso de su reciente campaña presidencial.