Crisis de opiáceos desata nuevo aumento de casos de SIDA

20 de diciembre de 2017

20 de diciembre de 2017 —Funcionarios de salud del estado de Massachusetts advierten de un “resurgimiento” del virus del SIDA/HIV en el estado, debido al “enorme aumento” de casos de jeringas compartidas entre las personas sin hogar que consumen drogas intravenosas provenientes de la epidemia de los opiáceos. Aunque todavía las cantidades son relativamente bajas (hasta ahora solo 78 casos en el 2017, según el Boston Globe) no obstante ello implica un aumento de 100% con respecto al año pasado. El aumento incluso llevó a las autoridades a emitir un alerta “a todos los médicos y a todos los centros médicos”, para tratar de adelantarse a los acontecimientos. “Es muy posible que esto sea una señal temprana de un brote potencial”, dijo el Dr. Alfred DeMaria, director médico de la Oficina de Enfermedades Infecciosas y del Laboratorio de Ciencias del Departamento de Salud Pública de Massachusetts, “y realmente tenemos que abordar esto ahora mismo”.

Lo que más temen los funcionarios de salubridad es que se repita una situación como la ocurrida en Indiana en el 2015. Allí, en la zona rural del Condado Scott, una persona infectada diseminó el virus del SIDA, al compartir las jeringas infectadas, a una red mucho mayor de drogadictos, provocando en definitiva que más de 180 usuarios de las jeringas se infectasen. Massachusetts se “beneficia” de tener un programa público de intercambio de jeringas, la posibilidad de la infección está presente.

Un factor que complica la situación es el uso del fentanil, el cual, aunque es más potente y produce “un vuelo más alto”, también dura menos tiempo, lo que lleva a los drogadictos a buscar inyectarse con mayor frecuencia. Además, está ocurriendo un cambio generacional entre los consumidores de drogas, en que los más jóvenes no son tan cuidadosos como los mayores, que son más experimentados en su uso, y todo esto lleva a las autoridades a temer que lo peor está por venir.

Desafortunadamente, señala la directora del los servicios de HIV del Programa de Atención Médica de Boston para los sin techo, doctora Jennifer Brody, las personas sin hogar muy a menudo juegan el papel del “proverbial canario en la mina de carbón”, son el indicador para la población en general. Las sobredosis de opiáceos fueron la principal causa de mortandad entre las personas sin hogar desde el 2003 hasta el 2008. Una década después, las muertes por sobredosis se convirtieron en un desastre nacional.

El aumento en los casos de SIDA, relacionados con el números de consumidores de opiáceos, se comenzó a detector en agosto de 2016.