El candidato de Wall Street, Sebastián Piñera, ganó la Presidencia de Chile

19 de diciembre de 2017

19 de diciembre de 2017 — En la segunda vuelta de las elecciones presidenciales chilenas, el pasado domingo 17, el ex Presidente Sebastián Piñera, candidato milmillonario de la coalición “Chile Vamos”, ganó con el 54% de los votos en contra del candidato de la coalición gobernante “Nueva Mayoría”, el senador Alejandro Guillier, quien obtuvo 45% de los votos.

Luego de la primera vuelta de la elección, el 17 de octubre, en que no hubo el número de votos suficientes para definir la elección, Piñera sacó una cantidad de votos menor de la que él esperaba; sacó 36.6% de los votos, y Guillier obtuvo un 22.7%. Beatriz Sánchez, candidata del Frente Amplio, que es una alianza de partidos de izquierda, obtuvo sorprendentemente un 20%. Sin embargo, en la segunda vuelta, el Frente Amplio no respaldó a Guillier, alegando que su lealtad estaba demasiado vinculada al sistema político, al que por lo tanto no iba a desafiar. Muchos de los miembros del Frente Amplio no votaron en la segunda vuelta.

Una de las consignas de la campaña de Piñera fue que si Guillier llegara a ser electo, convertiría a Chile en “otra Venezuela”. El compinche de Piñera, el argentino neoliberal, Presidente Mauricio Macri, interfirió manifiestamente en las elecciones, sacando un video en el que respaldaba a Piñera, que adquirió dimensiones virales en Chile pocos días antes de la elección.

Guillier había prometido “profundizar” las reformas graduales de la actual Presidente Michelle Bachelet, en particular en el área de los programas referentes a las pensiones y a la educación, sobre las cuales Bachelet tomó algunos pasos para reformarlas (ella propuso una opción del sector estatal para el sistema de pensiones privatizado por el dictador fascista Augusto Pinochet en 1981, por ejemplo) pero no fue suficiente como para satisfacer a la izquierda.

Como Bachelet, Guillier respaldó fuertemente la relación entre Chile y China y a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Le dijo a la agencia de noticias china, Xinhua, el 27 de noviembre, que si él llegara a ser electo, continuaría y profundizaría los vínculos de Chile con China, dado que el destino de ambas naciones “están bastante entrelazados”. Dijo que China podría ayudar a Chile a alejarse de ser un exportador de materia prima y adoptar un “modelo productivo” diferente.

Solo tenemos que esperar para ver si Piñera seguirá fortaleciendo la asociación con China, lo cual fue un aspecto clave de la política exterior de la Presidente Bachelet. China es el socio comercial más importante de Chile. Por otro lado, él promete utilizar sus “conocimientos empresariales” para revitalizar la dependiente economía del cobre chilena (que ha decaído en los últimos años a consecuencia de la reducción en el precio del cobre), crear 600,000 nuevos puestos de trabajo, y reducir los impuestos, entre otras cosas, pero esto no será una marcha sin tropiezos. El país está cada vez más polarizado, y a pesar del total de los votos que el recibió, Piñera no tiene un mandato claro. Su coalición “Chile Vamos” controla solo 73 de los 155 curules en el Congreso, por lo que tendrá que buscar alianzas con la oposición para aprobar las leyes.