NASA está “muy entusiasmada” y China está “complacida” de que EUA regrese a la Luna

19 de diciembre de 2017

19 de diciembre de 2017 — Robert Lightfoot, Administrador en funciones de la NASA, dijo el martes 12 de diciembre, un día después de que el Presidente Donald Trump dio a conocer su Directiva 1 sobre Política del Espacio (SPD1) —que se centra en el regreso a la Luna con los viajes tripulados— que “estamos muy entusiasmados”. Dijo esto en su reunión en la Casa Blanca con la Space Transportation Association (Asociación de Transporte Espacial). Prácticamente todos los empleados de la NASA se oponían al proyecto de distracción y derrochador de Obama, de enviar astronautas a un asteroide, y la NASA siguió trabajando en el desarrollo tecnológico de un programa lunar de bajo perfil durante los años de Obama. Lightfoot dijo que los detalles de cómo implementar el nuevo programa se conocerán cuando el Presidente presente ante el Congreso la petición para el presupuesto FY19 de la NASA, cosa que sucederá en febrero del año que viene. Ese presupuesto comienza a hacerse efectivo el 1ro de octubre de 2018.

Lightfoot también hizo el contraste entre el nuevo programa con el Constellation, en que el foco era la Luna también, pero en el nuevo programa Marte sigue siendo “la meta en el horizonte”, dijo.

Como respuesta a una pregunta que le hicieron el mismo martes 12 en el informe diario a a la prensa sobre la nueva política del programa espacial de Trump, Lu Kang, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que China tiene el propósito de ampliar la cooperación internacional. “A China le complace mucho ver que otros países avanzan en la exploración y utilizan el espacio exterior para propósitos pacíficos”, afirmó Lu.

La apertura de la respuesta china se contrapone a la visión malintencionada que promueve la prensa estadounidense, en el sentido de que el retorno de Estados Unidos a su política espacial dará inicio a una “carrera espacial” a la Luna compitiendo con China. Posiblemente a los ojos de los neoconservadores antichinos, pero no así desde la perspectiva de los chinos. La respuesta indica la voluntad que tiene China de cooperar con Estados Unidos, lo cual ahora tiene que convertirse en política de parte de Estados Unidos.

El nuevo plan dependerá directamente de la implementación de las leyes económicas de Lyndon LaRouche, y de reorientar recursos hacia programas de largo plazo de investigación científica. En 1989, en el 20avo aniversario del Apollo 11, el Presidente George H.W. Bush anunció que Estados Unidos volvería a la Luna, “esta vez para quedarnos”, como la antesala a una misión tripulada a Marte. Nunca se le dio presupuesto a ese programa. En enero del 2004, un año después del accidente del transbordador espacial Columbia, el Presidente George W. Bush, hablando en las oficinas generales de la NASA, anunció casi el mismo programa, el cual tampoco recibió financiamiento alguno.

El Presidente Trump va a tener que darle a la NASA los medios para que puedan llevar a cabo esta misión, y tiene que estar listo y preparado para pelear por el financiamiento necesario para hacerlo realidad.