Penn: La mayoría de los votantes consideran que Mueller tiene un conflicto de intereses

15 de diciembre de 2017

15 de diciembre de 2017 –- Mark Penn, el encuestador y estratega de larga data de Bill y Hillary Clinton, escribió un artículo en el periódico capitalino The Hill el jueves 14, en donde señala que el “63 por ciento de todos los votantes consideran que el FBI se ha estado resistiendo a darle al Congreso información sobre las investigaciones a Clinton y a Trump. Cincuenta y cuatro por ciento dice que el fiscal especial Robert Mueller tiene conflictos de intereses que evitan que haga una labor imparcial, y esto también según la encuesta mensual de Harvard CAPS-Harris de este mes. Nuestra encuesta de noviembre mostró 61% dice que se debe investigar el financiamiento del documento salaz de GPS Fusion. Cincuenta y ocho por ciento dice que si Hillary Clinton y los demócratas pagaron por el trabajo, que no se puede utilizar por la policía. Incluso en los días de la investigación de Monica Lewinsky, en la cual yo trabajé con el Presidente Clinton, el fiscal especial no se veía que tuviese un conflicto de intereses”.

“Parece que todos los días surgen nuevos hechos relacionados al asunto de la parcialidad. Más importante aún, aunque ha surgido una teoría contraria según la cual el expediente fue vendido al FBI más bien de modo sistemático, llegando al punto de contratar a la esposa de un funcionario del FBI [en realidad, del Departamento de Justicia—nde], y luego, a pesar de su sesgo obvio y falso contenido, agentes con un dejo de animadversión lo utilizaron para iniciar la investigación sobre Rusia. La teoría dice que luego ellos firmaron la intercepción de las llamadas telefónicas que fueron desenmascaradas por varios funcionarios del gobierno de Obama, quienes pudieron entonces así espiar al equipo de transición”, señala Penn.

“El ex director del FBI, James Comey, al mostrar el documento al Presidente Trump, no le dijo que fue pagado por los demócratas porque se trataba de un intento de entramparlo de cualquier modo; era su póliza de seguro. Hace unos cuantos meses, esto parecía ciertamente jalado de los pelos, pero hoy, con cada nuevo hecho y con la omisión de los funcionarios de responder significativamente al Congreso, hay ciertamente más evidencia detrás de estas teorías. Por encima de esto, la mayoría de los estadounidenses ven ahora también que el tratamiento que le han dado a los asistentes de Trump, es mucho más duro de lo que les sucedió a los asistentes de [Hillary] Clinton, a pesar de que los agarraron en mentiras obvias, pretendiendo que ni siquiera sabían sobre el servidor del correo electrónico”, agrega Penn.

“Ahora alguien va a tener que ponerse de pie y tener el valor de limpiar todo esto, llegar a la totalidad de los hechos y reiniciar toda la investigación para buscar a ver todo ahí, desde la investigación inicial a [Hillary] Clinton en adelante hasta la transición. Las manos del Presidente están atadas, pero el Procurador General podría dar un paso al frente o renunciar”, concluye.

“El subprocurador general Rod Rosenstein y el director del FBI Christopher Wray, podrían despertar a la realidad y actuar. Quizás haya un inspector general del Departamento de Justicia que podría ser facultado para hacerlo. Cuando ves a los números de las encuestas y el flujo de revelaciones, el curso actual es simplemente insostenible, y muy probable que vaya de una crisis de confianza a toda una crisis constitucional, si no se corrige”.