FBI, Fusion GPS, Steele: La sucia camarilla angloamericana que tramó el derrocamiento de Trump

14 de diciembre de 2017

14 de diciembre de 2017 — El subprocurador general Rod Rosenstein hizo público este martes 12 un informe con 90 páginas de textos enviados entre el agente Peter Strzok del FBI, y su amante la abogada del FBI, Lisa Page, los cuales documentan su odio visceral hacia Donald Trump y su servil adoración hacia Hillary Clinton. El lenguaje que utilizan es demasiado gráfico y repulsivo.

Pero lo más importante es lo que revelan los textos sobre la trama de golpe que se llevó a cabo y la información que ha salido a la luz sobre el hecho de que se trataba, y se trata, de una operación de inteligencia angloamericana, en donde participó el asistente del subprocurador general del Departamento de Justicia, Bruce Ohr, y su esposa, la “experta en Rusia”, Nellie Ohr, y el agente “privado” Glen Simpson, así como el agente de inteligencia británico Christohper Steele.

El subdirector del FBI, Andrew McCabe, figura de manera prominente en esto. El mensaje del agente del FBI Peter Strzok, fechado el 15 de agosto de 2016, sugiere que en el despacho de McCabe está en marcha una conjura contra Trump: “Yo quiero creer en la vía que haz planteado para consideración en el despacho de Andy [McCabe’s] de que no hay forma en que [Trump] salga electo, pero me temo que no podemos tomar ese riesgo. Es como una póliza de seguro en el caso poco probable de que mueras antes de los 40”.

Más antes, el 6 de agosto, Page le había escrito a Strzok: “Quizás estés destinado a quedarte donde estás porque tu estás destinado a proteger al país de esa amenaza”, Trump. Y Strzok respondió: “Gracias. Es verdad absolutamente que somos los dos muy afortunados. Y por supuesto, voy a tratar y lo voy a abordar de esa manera... Yo puedo proteger a mi país en muchos niveles, no estoy seguro si eso ayude”. Page escribió también a Strzok poco después de las elecciones, y le dijo que había comprado el libro “All the President’s Men” (Todos los hombres del Presidente) para poder “refrescar lo de Watergate”.

A esto se agrega la declaración que introdujo Glenn Simpson, de Fusion GPS, en un tribunal federal de Washington, DC, el martes 12, en donde señala que “a solicitud de [Bruce] Ohr”, se reunió con el funcionario del DOJ semanas después de la elección presidencial, “para conversar sobre nuestros hallazgos relacionados con Rusia y la elección”. Asimismo, revela que Fusion GPS contrató a Nellie Ohr, “un ex funcionaria del gobierno experta en asuntos de Rusia... para asistir a nuestra compañía en la investigación y análisis del Sr. Trump”. Ella trabajó para Fusion GPS durante la campaña presidencial en una capacidad “confidencial”, según Simpson. Inmediatamente después de que fue contratada, ella hizo solicitud para tener licencia de radioaficionado, lo cual le hubiera dado la capacidad de escuchar todas las comunicaciones entre los varios participantes en el complot, entre ellos Christopher Steele.

El portal de noticias The Daily Caller informó el miércoles 13 que no estaba claro cual era exactamente la posición a la que se refería Simpson en su declaración, con relación a Nellie Ohr. Sin embargo, un informe del DOJ de 2010 arroja algo de luz sobre esto, pues señala que en ese entonces, Ohr trabajaba como investigadora para Open Source Works, la cual se describe como la dependencia de la CIA’ para investigación interna de fuentes abiertas. Los Ohr y Glenn Simpson juntos,formaron parte de un grupo de trabajo de la CIA y el DOJ que se integró en el 2010 para investigar al hampa organizada, pero el grupo comenzó originalmente como la Fuerza de Tarea sobre el Hampa Organizada Euroasiática, en la cual participaba la CIA, el FBI y el DOJ. Christipher Steele trabajó en ese grupo y Andrew McCabe fue su director por un tiempo corto.

Todo esto, tomado en su conjunto, resulta en un grupo bastante partidista de operativos de inteligencia angloamericanos. A Glenn Simpson le pagaron Clinton, el Comité Nacional Demócrata y demás, por su parte en esto, y contrataron al espía angloamericano Christohpher Steele.