El BPI suena la alarma del peligro de un derrumbe global; urge la Glass-Steagall

9 de diciembre de 2017

8 de diciembre de 2017 -– En su últimos informe trimestral, publicado el 3 de diciembre, el Banco de Pagos Internacionales (BPI) sonó la alarma de que la situación financiera global está plagada de peligros. De acuerdo a la reseña de CNBC, el BPI señala que el precio de los activos ha llegado a niveles récord y los niveles de endeudamiento interno y externo es insostenible, y recuerda al período anterior a la crisis financiera de 2008, a pesar de los esfuerzos de los bancos centrales de restringir el crédito.

El director del Departamento Económico y Monetario del BPI, Claudio Borio, habló con los periodistas de la fuente el domingo 3 y advirtió que “las vulnerabilidades que se han generado en todo el mundo durante el largo período de tasas de interés insólitamente bajas, no se han ido. Los altos niveles de endeudamiento, tanto en moneda nacional como extranjera, están ahí todavía. Y lo mismo esas valuaciones que son pura espuma”. Más aún, agregó, “entre más dure la toma de riesgo, podría llegar a ser más alta la exposición del balance general implícito. La calma del corto plazo ocurre a costas de de una posible turbulencia de largo plazo”.

En términos de la economía de Estados Unidos, el BPI señala que los cuatro aumentos que ha habido en las tasas de interés de corto plazo desde fines de 2015, no parecen haber desalentado a los inversionistas de que sigan tomando riesgos, como lo indican los hinchados precios de los activos. La caída en los precios de las acciones y el aumento en el costo del crédito en general para los hogares y los negocios, que ocurre normalmente cuando los bancos centrales aumentan las tasas de interés, no se ha concretado en Estados Unidos. El endurecimiento de la Reserva Federal no ha hecho mella en lo que Borio califica de “efervescencia” del mercado. Naturalmente, no se dice que la Glass-Steagall es el único remedio para detener la especulación desenfrenada que provoca esa “efervescencia”.

“Es como si el tiempo se hubiese detenido”, comentó Borio. “Los participantes en los mercados financieros se han venido dando baños de sol a la luz y el calor de su ‘economía de ricitos de oro’ en el trimestre anterior. Y siguieron con lo mismo en el más reciente”.

En su reseñal del informe del BPI, el diario británico The Guardian incluye las advertencias de Neil Woodford, fundador de la firma Woodford Investment Management en el Reino Unido, quien le dijo al Financial Times en una entrevista que se publicó el 1º de diciembre que él piensa que los mercados de valores globales son una burbuja, y cuando estalle, será un estallido más grande y más peligroso que algunos de los peores derrumbes del mercado en la historia.

“Hay tantas luces rojas encendidas, que ya perdí la cuenta”, dijo.