Comisión de Inteligencia de la Cámara podría interrogar a los agentes del FBI, McCabe y Strzok y al “contacto” de Steele

5 de diciembre de 2017

5 de diciembre de 2017 — En respuesta nerviosa a la amenaza del presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Devin Nunes, de acusar de desacato al Congreso al FBI y al Departamento de Justicia por no proporcionar los documentos solicitados, el subprocurador general Rod Rosenstein aceptó que el subdirector del FBI, Andrew McCabe, el recién relegado agente del FBI Peter Strzok, y un tercero no identificado aún por nombre pero que se supone es el contacto de Christopher Steele en la agencia, sean interrogados por los investigadores de la Comisión de Inteligencia.

El telón de fondo de esta condescendencia del FBI, son las revelaciones que surgieron este fin de semana, de que el agente Strzok había compartido mensajes de texto contra Trump con su amante del FBI (al mismo tiempo que investigaba el Rusiagate, los correos electrónicos de Hillary Clinton y demás), y fue retirado de la investigación y transferido al departamento de recursos humanos por Mueller hace tres meses. Pero el verdadero motivo por el cual lo transfirieron solo se le filtró a la prensa este fin de semana pasado.

Como lo reseñó el Daily Caller y otros medios, en realidad hay mucho nerviosismo ahora que se hizo público el sesgo de Strzok contra Trump, lo cual “podría perjudicar la integridad de la investigación expansiva de Mueller... El papel central de Strzok en la investigación [del Rusiagate] ya está planteando interrogantes sobre cómo y por qué se inició la investigación de colusión, para empezar”, señala el Daily Caller. El ex asesor de campaña de Trump, Carter Page, le dijo a este medio que tiene “curiosidad... sobre si las huellas” de Strzok se encuentran en la autorización para investigarlo en secreto que se abrió contra él en septiembre de 2016, justo después de que dejó el equipo de Trump.

Strzok fue quien entrevistó a Hillary Clinton el 2 de julio de 2016, y fue uno de un pequeño grupo de agentes del FBI a quienes le asignaron que revisararan el anteproyecto de la declaración que planeaba hacer el entonces director del FBI, James Comey, en el caso de Clinton, para anunciar que no sería encausada. El borrador circuló en mayo de 2016, antes de que Hillary fuera interrogada siquiera.

Según el The Western Journal, Strzok estuvo presente durante la entrevista que le hizo el FBI a Michael Flynn. El Journal cita a un ex funcionario de inteligencia que conoció de la entrevista entre Flynn, Strzok, y un tercer agente del FBI, quien dijo que, dadas las revelaciones sobre los textos de Strzok, “parece probable que la fidelidad y veracidad de la 302 [el formulario del interrogatorio] de la entrevista de Flynn en su totalidad sea revisada y cuestionada”.

WJLA, la red de televisión de ABC en Washington, DC, comentó la tarde del lunes que las revelaciones sobre los mensajes de Strzok en contra de Trump, “también le han dado credibilidad a la repetida queja del Presidente de que el FBI y el Departamento de Justicia conducen una cacería de brujas en su contra, y al mismo tiempo protegen a su ex rival, Hillary Clinton”.