Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

“Ahora todo empieza a tener sentido”

4 de diciembre de 2017
trump-xi2.jpg
El Presidente Donald J. Trump participató en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), el 11 de noviembre de 2017.

4 de diciembre de 2017 — Un enemigo extranjero de Estados Unidos —los servicios de inteligencia del imperio británico y sus aliados en el FBI y en Wall Street— ha invadido de hecho a Estados Unidos con el propósito declarado de escenificar un golpe de Estado en contra del Presidente electo y contra la Constitución de Estados Unidos, a fin de dar marcha atrás a su política de construir una relación de cooperación pacífica con Rusia y con China, y llevar de nuevo al mundo al borde de la guerra. Los británicos no pueden soportar ninguna desviación de la trayectoria de guerra de sus gobierno de Bush y de Obama, porque la sobrevivencia de todo su sistema de geopolítica global y de saqueo financiero depende de ello. Dado que el Presidente Trump fue electo por el pueblo estadounidense para revertir la política de Obama y hacer eso precisamente, los británicos y demás tratan ahora de enjuiciarlo y encarcelarlo, y al diablo con la verdad.

El enfoque que están adoptando, e incluso el elenco de personajes participantes, es casi idéntico al de la fuerza especial “Atrapen a LaRouche” que desplegaron hace unos 30 años para encarcelar injustamente a Lyndon LaRouche y varios de sus asociados, en su vano esfuerzo por silenciar su voz.

Esos hechos simples, conocidos desde hace meses por el movimiento de LaRouche y sus partidarios, y que han circulado ampliamente en el Informe Especial de EIR sobre Mueller (el cual tendrá ya una segunda impresión), ahora han salido a la vista pública durante las últimas 72 horas. Tal y como lo tuitéo el propio Presidente Trump el domingo 3: “Ahora todo empieza a tener sentido”.

Lo que está en juego es esa batalla estratégica internacional, y no tiene nada que ver con “política interna” ni cualquier otro “tema candente”, de derecha o de izquierda.

Lo que más amenaza a la garra del imperio británico es el empuje incesante de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, la cual está atrayendo cada vez a más naciones a su órbita, así como también el papel que juega el movimiento de LaRouche en este proceso, como se refleja de nuevo en la participación de Helga Zepp-LaRouche como ponente principal en la conferencia del 29 de noviembre en Zhuhai, Guangdong, China, en El Foro de la Ruta de la Seda Marítima del Siglo 21.

Los comentarios del presidente del Banco de China, Chen Siqing, quien habló el 2 de diciembre en un foro en Roma titulado “Tercer Diálogo Mediterráneo”, son emblemáticos de la dinámica mundial rápidamente cambiante:

“La Iniciativa de la Franja y la Ruta ha creado una nueva plataforma para la cooperación internacional... La posición mediterránea es única y de importancia estratégica, como encrucijada de la Ruta de la Seda Terrestre y de la Ruta de la Seda Marítima... En el futuro, debemos de acelerar la cooperación en la capacidad industrial con los países que se encuentran a lo largo de la Franja y la Ruta, fomentar el desarrollo regional y la coexistencia pacífica entre los pueblos”.

El futuro es ahora, y eso incluye a Estados Unidos. No incluye al imperio británico.