Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Empieza una nueva era, si se puede conservar

14 de noviembre de 2017
trump-apec2017.jpg
El Presidente Donald J. Trump participó en la Cumbre de la APEC; 11 de noviembre de 2017 (Foto oficial de la Casa Blanca, de D. Myles Cullen).

13 de noviembre de 2017 — Recordemos la respuesta histórica que Benjamin Franklin le dio a una señora de Filadelfia quien le preguntó, al salir de la Convención Constitucional de 1787: “Bien doctor, ¿qué tenemos, una monarquía o una república?”. Su respuesta “Una República, señora, si pueden conservarla”.

Se puede decir con toda exactitud que se podría formular una pregunta similar, después del viaje histórico del Presidente Donald Trump por Asia: “¿Qué tenemos, geopolítica o los objetivos comunes de la humanidad?”.

La respuesta es también similar. Los Presidentes Trump,‘ Xi Jinping y Vladimir Putin han proclamado en la última semana que conjuntamente se están comprometiendo a una nueva era de cooperación, que ya es “tiempo de reanudar la curación de un mundo que está sumamente fracturado y dañado”, como lo describió el Presidente Trump durante su conferencia de prensa con el Presidente de Vietnam Tran Dai Quang, este domingo 12 en Hanoi. “Es muy importante llevarse bien con Rusia, con China, con Vietnam, con muchos países”agregó Trump,“porque hay muchas cosas que tenemos que resolver”.

Trump también la emprendió en contra de los dirigentes corruptos de la comunidad de inteligencia de Obama, que orquestaron la operación de inteligencia británica para derrocar al Presidente de Estados Unidos y restablecer la orientación bajo Obama de provocar una guerra entre Estados Unidos y Rusia. En la conferencia de prensa en su vuelo de Da Nang a Hanoi,Trump dejó en claro que él respeta el hecho que Putin asevere que Rusia no tiene nada que ver con una “intromisión” en las elecciones estadounidenses y dijo: “Miren todas las cosas que ellos han hecho con el expediente falso... O sea, no me frieguen, son piratas políticos. Es decir, tenemos a Brennan (jefe de la CIA con Obama), tenemos a Clapper (director de Inteligencia Nacional con Obama), tenemos a Comey (jefe del FBI con Obama). Ahora se ha comprobado que Comey es un mentiroso y se ha comprobado que ha filtrado información”.

Estos ataques sin amortiguadores en contra de los conspiradores del golpe en Estados Unidos se produjeron después de la visita de Estado extraordinaria de Trump a China; en realidad una “visita de Estado más extra”, como la definió Xi Jinping, el único recibimiento a este nivel a un dirigente extranjero en la historia moderna de China. Tanto Xi como Trump, en varios de sus comentarios y discursos, enfatizaron que la nueva relación entre Estados Unidos y China ha creado las condiciones para resolver no solo los problemas de las relaciones sino-estadounidenses, sino también casi todos los problemas en el mundo. El enfoque de “todos ganan” a dichos problemas está ahora sobre la mesa, por la cooperación entre Rusia, China y Estados Unidos, y esperemos que esto atraiga a las naciones europeas a este proceso también, si pueden superar la geopolítica de camisa de fuerza mental de suma cero, competencia despiadada y de uno en contra de todos.

Hay una urgencia grande de que se lleven a cabo de inmediato los proyectos de desarrollo conjuntos acordados entre EU y China. La enorme burbuja del sistema financiero de Occidente, a pesar de los argumentos de Trump de que la burbuja representa progreso, está lista a estallar, como lo están reconociendo cada vez más muchos de los que crearon la burbuja, ante la negativa a restablecer la Ley Glass-Steagall luego del crac del 2008. China, Japón y otros tenedores de gigantescas cantidades de deuda del gobierno de EU, han expresado su interés en invertir esa deuda en proyectos de infraestructura y la recuperación económica de EU. Trump claramente alienta ese proceso, así como también ayuda a las industrias estadounidenses a participar en el desarrollo explosivo que está ocurriendo a nivel mundial con el proceso de la Nueva Ruta de la Seda.

La única forma en que esto puede suceder en el gobierno de Trump es mediante la adopción de las Cuatro Leyes de LaRouche, creando un banco de infraestructura hamiltoniano, para dirigir el crédito nacional e internacional hacia el desarrollo real; antes de que estalle la burbuja. De esta forma, se podrán eliminar las porciones inservibles de las deudas de casino de Wall Street mediante una reestructuración ordenada, en vez de un desplome caótico.

Y lo más importante es que podemos y tenemos que revertir el deterioro cultural, las drogas, pornografía y violencia que ahora domina la cultura occidental. El comentario de Helga Zepp-LaRouche el domingo, al hablar en un foro en Dinamarca, capta esta verdad urgente:

“Yo creo que el problema no es el crecimiento de China. El problema es que Europa se está apartando. Tenemos una tradición maravillosa. Tenemos un período clásico, el Renacimiento en Italia, tenemos el Renacimiento Andaluz, la Ecole Potytechnique en Francia. Tenemos un período clásico alemán que produjo algunos de los pensadores, compositores, poetas más sobresalientes, la tradición rica que une el período clásico de Alemania al de Dinamarca...

“Asi que hay puntos más que suficientes con los cuales podemos decir ‘regresemos a nuestras mejores tradiciones, y entonces nos vamos a dar cuenta que los períodos clásicos de Europa, y la tradición de Confucio en China y los períodos clásicos en otras naciones, están creando en verdad las bases para un nuevo Renacimiento’.

“Yo creo que estamos en un momento increíble de la historia y solo debemos recordar las palabras de Federico Schiller quien dijo: ‘Un gran momento no debe encontrar gente pequeña’ ”.

Vea la videoconferencia: Mueller es un asesino judicial amoral
Lea: Los tres crímenes mayores de Robert Mueller:
encabezar la fuerza de tarea contra LaRouche;
encubrir a los terroristas saudíes del 11-S;
encabezar la fuerza de tarea contra Trump