Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Trump en China: “Un paso gigantesco en la dirección correcta”

10 de noviembre de 2017

10 de noviembre de 2017 — En su videoconferencia semanal sobre “El espíritu de la Nueva Ruta de la Seda”, la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, se refirió a la enorme importancia estratégica de la visita a China del Presidente Donald Trump, y de sus reuniones con el Presidente de China, Xi Jinping, y caracterizó la gira del Presidente Trump como “un paso gigantesco en la dirección correcta”, pese a que no hubo ningún acuerdo concreto sobre la participación de Estados Unidos en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, pero como lo señaló ella, “conozco el modo de pensar del Presidente Xi” y la reunión ocurre luego de la conclusión del XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, en donde “Xi Jinping se planteó la meta de construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad para el año 2050”.

“Yo creo que los chinos saben realmente como hacer concientes los 5000 años de historia de China, y a Trump lo trataron realmente muy bien”, señaló Zepp-LaRouche. La visita del Presidente de Estados Unidos y la compenetración a fondo y relación especial que estableció con Xi, ha “hecho avanzar la historia humana”, agregó ella, algo que los medios noticiosos cínicos e insensatos de Occidente en general no son capaces de comprender.

La realidad, dijo Zepp-LaRouche, es que en el segundo día de la histórica visita del Presidente Trump a China, “sucedió exactamente lo que yo esperaba que sucediera: Ambas partes saben perfectamente bien que el futuro de la humanidad depende de la relación entre Estados Unidos y China, como las dos potencias nucleares y potencias económicas más importantes del mundo. Y creo que todo salió muy bien. La declaración del Presidente Xi Jinping, quien caracterizó la reunión de un nuevo comienzo estratégico, de una relación mutuamente provechosa de importancia histórica que puede resolver no solo los problemas de los dos pueblos, sino del mundo entero; eso, yo creo que va directo al meollo del asunto. Y el Presidente Trump se mostró muy entusiasmado. Elogió a China y a su gran Presidente, hacia quien tiene sentimientos muy afectuosos, como lo dijo en su tuiter. Todo esto es muy bueno, porque si los dos Presidentes se entienden mutuamente y pueden hacer que la relación funcione, entonces yo coincido en que no hay ningún problema en el mundo que no se pueda solucionar”.

El siguiente avance potencial importante es la anunciada reunión entre el Presidente Trump y el Presidente Vladimir Putin de Rusia, en el marco de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que se lleva a cabo en Vietnam. El miércoles 8, el Presidente Putin publicó un artículo en el sitio electrónico del Kremlin, el cual se reprodujo en varios medios noticiosos, en donde Putin plantea la propuesta que presentará Rusia en la cumbre de la APEC para el desarrollo del Lejano Oriente de Rusia, en donde propone a las naciones de Asia y del Pacífico integrar la Unión Económica Euroasiática en la Iniciativa de la Franja y la Ruta, “hacia la prosperidad y el desarrollo armonioso” de toda la región, a la que Putin se refiere como “la gran asociación euroasiática”. Esto es algo a lo que Estados Unidos también le tendrá que poner atención, pues representa una enorme oportunidad para reactivar su economía física.

Trump y Xi coincidieron también no solo en mejorar y fortalecer la relación personal entre ellos, sino también aumentar la cooperación en todos los niveles, para fortalecer los cuatro diálogos permanentes que se establecieron en la primera reunión que sostuvieron en Mar-a-Lago, Florida, en abril de este año. “Yo creo que se sentaron bases muy sólidas para seguir desarrollando su relación para el provecho, no solo de China y Estados Unidos, sino realmente para el mundo entero”, señaló Zepp-LaRouche. Los dos Presidentes coincidieron en la necesidad de resolver el problema de Corea del Norte, sobre el cual seguirán trabajando juntos, y Trump reiteró su confianza de que con la ayuda de China y de Rusia, el problema se puede resolver de manera positiva.

En conclusión, Zepp-LaRouche puso de relieve que “lo que está surgiendo muy claramente es cada vez más un nuevo sistema económico integrado... El centro de importancia estratégica se está moviendo claramente ahora a Asia”. Ella manifestó su optimismo de que si se consolida la relación entre Trump y Xi, y si se puede consolidar el triángulo de Estados Unidos, China y Rusia, “entonces es muy posible que India cambie de opinión, y quizás incluso los europeos quieran participar, y podremos iniciar un conjunto completamente nuevo de relaciones entre las naciones”. Ya es hora, dijo, “de que le demos a la humanidad un orden que merezca el carácter de la especie humana”.