Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Xi apela a Trump: “Miremos lejos y apuntemos alto”

2 de noviembre de 2017
trump-xi-mar.jpg
El Presidente de China, Xi Jinping (derecha) se reúne con su homólogo estadounidense Donald Trump en el centro turístico de Mar-a-Lago en Florida, Estados Unidos, el 6 de abril de 2017. (Xinhua/Lan Hongguang).

2 de noviembre de 2017 — En la víspera de la gira de Donald Trump por Asia, el Presidente de China, Xi Jinping, está tomando medidas para configurar el tono y el contenido de su próxima reunión cumbre el 8 de noviembre con el Presidente Trump, así como para entrelazar a Rusia y a India en el Nuevo Paradigma emergente. En un discurso que dio Xi al consejo consultivo de la Escuela de Economía y Administración de la Universidad Tsinhua, integrado principalmente por líderes empresariales y financieros estadounidenses de alto nivel, el Presidente de China reiteró su compromiso para forjar buenas relaciones entre China y Estados Unidos con base en una cooperación en la que todos ganan, y luego declaró que “China está dispuesta a trabajar con Estados Unidos para mirar muy lejos por delante y apuntar alto” a fin de establecer “una comunidad de futuro compartido para la humanidad”.

Cuando el Presidente de China exhorta a tener “altas miras”, no son meras frases vacías, como nos tienen acostumbrados los políticos vacuos de occidente. Recuerden que Xi recién condujo a su país en el XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, el cual adoptó una perspectiva concreta para “construir una China bella y un bello mundo” para el año 2050, centrado en la extensión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta a todo el planeta. Recuerden que China ha sacado de la pobreza a 700 millones de su propia gente en solo tres décadas, y que están ahora embarcados en ayudar a África a hacer lo mismo, así como a cualquier otra parte del planeta que sea lo suficientemente sensato como para aceptar su ofrecimiento para colaborar. Y recuerden que Xi Jinping le ha planteado a Estados Unidos una propuesta para que se una a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, casi desde el momento mismo en que se inició en el 2013.

Es sumamente importante que Xi Jinping hable de este modo ante la perspectiva de la cumbre con Trump, comentó Helga Zepp-LaRouche, para crear un clima favorable para esa reunión decisiva. Ha dado a conocer por adelantado sus pensamientos y sus propuestas, y eso es bueno, señaló ella.

Es el momento de que Donald Trump tome una lección de Lyndon LaRouche en el arte del buen gobierno. Uno no puede derrotar a un enemigo simplemente contrarrestando sus ataques y esquivando cada uno de sus golpes, por disparatados que sean estos con el asunto de Mueller. Uno tiene que hacer exactamente lo que el enemigo trata de impedir que hagas con sus ataques, porque sabe que significa la destrucción de su propio sistema en bancarrota. Haz lo que más teme el enemigo que hagas, y llévalo a un terreno defensivo y desconocido.

En este caso, eso significa que Trump tiene que actuar como un verdadero estadista y utilizar la cumbre con Xi Jinping la próxima semana, para asumir ávidamente el ofrecimiento de China para unirse a la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Y debe de silenciar a sus torturadores llevando a la bancarrota a sus amos, reinstituyendo rápidamente la separación bancaria de la ley Glass-Steagall. Esas medidas le pondrán fin al imperio especulativo de la City de Londres y de Wall Street, más rápido de lo que puedes decir George Papadopoulos.