Corea del Sur y China le ponen fin a las confrontaciones. Se preparan para la cumbre

2 de noviembre de 2017

2 de noviembre de 2017 — Corea del Sur y China tomaron medidas radicales el lunes 30 de octubre para poner fin al conflicto que ha agudizado las tensiones entre ellos desde que el ex presidente Park Geun-hye, presionado por Obama, le permitió a Estados Unidos el despliegue del sistema antimisilístico THAAD en el país, lo que le da una capacidad de penetración mayor a los radares de Estados Unidos en el territorio chino. Aunque nunca hubo una imposición formal de sanciones, hubo recortes drásticos en el turismo y las inversiones en Corea del Sur y extraoficialmente se boicotearon los negocios coreanos en China, lo que afectó a Hyundai, Lotte y otros.

El ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyng-wha, anunció el lunes 30 de octubre tres medidas, que parecen haber sido acordadas con anticipación entre Pekín y Seúl, que tienen el objetivo de restablecer las relaciones. Entre ellas se incluye: Corea del Sur no proseguirá con el despliegue adicional de sistemas antimisilísticos THAAD (sin acordar el retiro del sistema existente); proclamaron que Corea del Sur no formará parte del sistema unificado ABM estadounidense; y que no habrá ninguna alianza militar trilateral entre EU,Japón y Corea del Sur.

“Yo creo que estas medidas van a permitirnos superar las dificultades en nuestras relaciones y movernos rápidamente hacia la ruta de la normalización”, declaró Kang. Dijo que ya están avanzados los preparativos para una cumbre bilateral en el marco de la cumbre de APEC (foro de Cooperación Económico Asia Pacífico) y que ya se están elaborando los planes para que el Presidente Moon Jae-in visite China antes de un año.

También, se van a reunir por primera vez hoy en Pekín los nuevos representantes de alto nivel surcoreano y chino en las pláticas entre las seis partes sobre el problema nuclear de Corea del Norte.