Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Trump en una encrucijada con el viaje a Asia. La amenaza de Mueller se tiene que acabar

9 de octubre de 2017
oct6-presidency.jpg
6 de octubre de 2017 (Whitehouse foto).

9 de octubre de 2017 — Hay una enorme tensión política en torno a los preparativos que está haciendo el gobierno de Trump para la gira del Presidente a Asia, del 3 al 14 de noviembre, en la cual se incluye decisivamente sus reuniones con el Presidente Xi de China.

Las confrontaciones con Corea del Norte y con Irán se han intensificado y amenazan, potencialmente, con grandes peligros inmediatos.

Pero el debate que ahora se viene fortaleciendo nacionalmente en Estados Unidos en torno a cómo hacer que se construya la nueva infraestructura en el país, luego de los “desastres naturales” que golpearon a las regiones sin ninguna protección en agosto y septiembre, sienta las bases para definir la agenda de Trump con China, que con su Iniciativa de la Franja y la Ruta ya está construyendo grandes proyectos por todo el mundo.

Trump ha hecho declaraciones públicas y ha tomado medidas para acelerar la asignación de fondos de emergencia. Asimismo, ha recomendado el financiamiento público para la construcción de la infraestructura y ha planteado la eliminación de la deuda impagable de Puerto Rico con Wall Street, lo cual ha provocado intencionalmente este debate y ha fomentado la tendencia entre los estadounidenses hacia la unidad para la reconstrucción.

China ha querido participar en esto desde que el Presidente Xi invitó al gobierno de Barack Obama a que se uniera al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, pero Obama no solo rehusó, sino que combatió la nueva institución. Esa institución representa las metas de intereses nacionales comunes, productividad y conectividad, para lo cual China creó la Iniciativa de la Franja y la Ruta en 2013, una idea que sugirieron primero Lyndon y Helga LaRouche, en 1989.

Ahora bien, un banco nacional “hamiltoniano” junto con la ley Glass Steagall para la protección contra Wall Street, que ha propuesto LaRouche, constituye el programa único funcional para los billones en crédito necesario para construir la nueva infraestructura económica de Estados Unidos y para restaurar el programa espacial a su grandeza original. En la Casa Blanca no se ha captado todavía esta idea, pero si el Presidente Trump habla con el Presidente Xi sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta, posiblemente la idea cobre vida de inmediato. Japón, donde Trump tendrá también una cumbre, ya ha indicado que se unirá a la Franja y la Ruta.

El peligro que amenaza a esta perspectiva no es que Trump inicie una guerra, sino que sea enjuiciado políticamente. El llamado “Rusiagate”, que no es más que una prolongada cacería de brujas contra el Presidente, sigue avanzando a pesar de que el pueblo estadounidense está harto de eso. Las agencias de inteligencia de Estados Unidos, movidas por la inteligencia británica, están utilizando al “fiscal especial” Robert Mueller como un sicario para sacar a Trump del cargo por cualquier medio.

EIR ha tomado al toro por los cuernos, con el expediente que hace trizas la dizque “aptitud” de Mueller para juzgar a ningún dirigente. El expediente muestra cómo Mueller ha sido seleccionado para perpetrar crímenes graves contra Estados Unidos durante más de 30 años. Este expediente es el medio adecuado para detener esta cacería de brujas. Hasta ahora, el expediente “Robert Mueller es un asesino judicial amoral; si se le deja, cumplirá su cometido”, ha llegado directamente a 2,000 personas desde el portal de www.larouchepac.com; ahora su circulación tiene que llegar a decenas de miles a través de los medios sociales e impresos, para darle a los estadounidenses y a otros interesados en el futuro de Estados Unidos las herramientas necesarias.

El Presidente parte para Asia en 25 días; esto marca el cronograma para el éxito de este esfuerzo.