Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Trump: La deuda puertorriqueña con Wall Street está eliminada. Abre el paso para el paradigma de la Nueva Ruta de la Seda

5 de octubre de 2017
trump-navy-pr-handshake.jpg
El Presidente Donald Trump saluda de mano al capitán David Guluzian, comandante del buque de asalto anfibio USS Kearsarge durante su visita al buque para hablar sobre las operaciones de rescate en Puerto Rico y en las Islas Vírgenes de EU, el 3 de septiembre de 2017 (foto: US Navy)

5 de octubre de 2017 — Al final de su visita a Puerto Rico este martes 3, el Presidente Donald Trump estableció la verdad obvia sobre la situación: la devastación ha eliminado la deuda puertorriqueña de unos $72 mil millones de dólares, junto con toda la infraestructura básica de la isla; se tiene que reconstruir su economía para la población. Los voceros de Wall Street se dispararon. La afirmación de la realidad que hizo el Presidente ha puesto en duda al sistema de Wall Street. Se debe adoptar todo el Plan de Acción de LaRouche (que se publicó el 31 de agosto luego de que tocó tierra firme el huracán Harvey) sobre la Glass-Steagall, la generación de crédito y la reconstrucción económica.

Trump habló en una entrevista con Geraldo Rivera, para el programa Hannity de Fox News. A la pregunta sobre la reconstrucción en la isla, Trump dijo: “Tenemos que ver toda su estructura de deuda. Como sabes, le deben mucho dinero a tus amigos de Wall Street. Y vamos a tener que eliminarla... Le van a tener que decir adiós a eso. No se si es con Goldman Sachs, pero quienquiera que sea, le pueden decir adiós a eso. Vamos a tener que hacer algo al respecto. La deuda sobre la isla era enorme... Vamos a ayudar a la gente”.

Luego, el Presidente agregó:

“Vamos a restaurar la electricidad. Como saben, eso quedó totalmente destruido. No es que se cayeron unos cuantos postes. Fueron plantas de generación eléctrica. Fue un montón de equipo muy valioso, aunque era equipo en muy mal estado. Pero lo vamos a poner en buen estado”.

Los chillidos de Wall Street no se hicieron esperar. Empezando con el director de la Oficina de Gestión y Presupuesto, Mick Mulvaney, quien respondió de inmediato para tratar de dar marcha atrás a lo que había dicho Trump. Mulvaney le dijo a CNN que “yo no lo tomaría al pie de la letra”. Pero el primero que cuestionó la medida fue el diario The New York Times, que informó de las declaraciones con el titular “Trump promete eliminar la deuda de Puerto Rico. ¿Puede él hacer eso?”. Luego más tarde el mismo día, el diario sacó una segunda versión para incluir la declaración de Mulvaney como si fuese oficial: “La Casa Blanca le reduce importancia a la promesa de Trump de eliminar la deuda de Puerto Rico”.

Pero la verdad es la verdad. No solo la economía de la isla ha quedado destruida por completo, sino que, en mayor o menor medida, hay 90 millones de personas que sufren por los desastres recientes por las latitudes medias del hemisferio americano, desde los terremotos en el Pacífico de México, hasta la franja de los huracanes que llega hasta las Islas Leeward en el Caribe, pasando por los estados del Golfo en Estados Unidos. En Puerto Rico, la fase inicial de rescate y alivio de emergencia todavía está en marcha. Equipos militares y civiles trabajan al máximo y recibieron este martes 3 las felicitaciones de Trump en persona. Se están haciendo cosas que no se habían hecho antes para superar la crisis, como lo informó la noche del martes el comandante del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que están tratando de estabilizar el aliviadero roto de la Presa Guajataca —una estructura de más de 100 años de antigüedad— mediante lanzamiento aéreo.

La fase definitiva de reconstrucción para Puerto Rico no puede ser simplemente una extrapolación de estas operaciones de rescate, ni siquiera la eventual fase de estabilización de respuesta al desastre. No se puede hacer funcionar una economía con generadores a diesel y con agua embotellada. La isla necesita su red ferrocarrilera ya; actualmente solo cuenta con unos 17.6 kilómetros de tránsito urbano. Necesita ya su primera planta nucleoeléctrica. Y finalmente, por ejemplo, hacer realidad el propósito de Ponce para la costa sur de Puerto Rico, de convertirse en “el puerto de las Américas” para la Ruta de la Seda Marítima.

La necesidad de vincular esto a la Iniciativa de la Franja y la Ruta es evidente. Vean nada más lo que sucede en Haití ahora, en el centro de la zona de los huracanes y terremotos de América. China y el alcalde de Puerto Príncipe anunciaron un programa mil millonario para reconstruir la ciudad y el interior de la isla, y para construir defensas contra las tormentas, generadores de energía y de abastecimiento de agua; residencias seguras hacia un nuevo nivel de productividad. Vean el contraste con el gobierno de Obama, quien fungía como el ejecutor de Wall Street, y rechazó de plano la propuesta de utilizar el enfoque del Cuerpo de Ingenieros del Ejército para salvar y reconstruir Haití luego del terremoto de 2010, lo cual ha acarreado enfermedades y más sufrimiento durante los últimos siete años.

Podemos esperar ahora, luego de los comentarios de Trump, que se desate una escalada de los ya atroces ataques en su contra. Recuerden lo que le cayó al Presidente Bill Clinton, luego de que en septiembre de 1998 dijera que el mundo necesitaba “una nueva arquitectura financiera”. En tres meses se inició el proceso de enjuiciamiento en su contra. El pedigrí de estos ataques es el mismo, el decrépito sistema monetarista británico, como lo detalla el nuevo expediente publicado por EIR, “Bob Mueller es un asesino jurídico amoral: Si lo dejan, cumplirá con su cometido”, un informe que definitivamente hace trizas toda la operación del enemigo.

Finalmente, tenemos el gusto de anunciar que en medio de esta situación tan movida, este jueves 5 de octubre se iniciarán la serie de videoconferencias semanales del Instituto Schiller, con su fundadora y presidenta, Helga Zepp-LaRouche, sobre “El espíritu de la Nueva Ruta de la Seda”, las cuales se transmitirán por el portal del newparadigm.schillerinstitute.com en inglés, y todos los viernes a las 8pm, hora del Este de Estados Unidos, se transmitirá por el portal www.larouchepub.com/spanish con traducción al español.