Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Bannon promueve guerra económica contra China; LaRouche organiza para salvar a Occidente mediante el “espíritu de la Nueva Ruta de la Seda”

3 de octubre de 2017
bannon.jpg
Steve Bannon, hablando en la Conferecia de Acción Política Conservadora (CPAC) de 2017 en National Harbor, Maryland. (Gage Skidmore / flickr / CC BY-SA 2.0)

2 de octubre de 2017 — El ex asistente del Presidente Trump en la Casa Blanca, recién botado, Steve Bannon, está movilizando frenéticamente apoyo para su plan para llevar a Estados Unidos a una guerra económica geopolítica, imperialista, contra China, es decir, para sabotear el propósito establecido de Trump a colaborar estrechamente con China en la reconstrucción de la decrépita infraestructura de Estados Unidos, y potencialmente unir a Estados Unidos al proceso de la Nueva Ruta de la Seda para construir infraestructura por todo el mundo. El reportaje de portada de la edición del 28 de septiembre en la revista Businessweek de Bloomberg, explica en detalle sus intenciones, en un artículo titulado “Bannon está de vuelta y ataca a China”, con un subtítulo que dice “Desde Birmingham a Pekín, el ex estratega de Trump dirige un movimiento propio, que ahora advierte de la transferencia tecnológica forzada de las innovaciones estadounidenses a China, y trabajando con Henry Kissinger”.

Helga Zepp-LaRouche identificó en su videoconferencia del sábado30 de septiembre con el Proyecto Manhattan de LaRouche PAC, en la Ciudad de Nueva York, el peligro que representa esta operación de Bannon. Ella señaló que las redes de Obama y Hillary y sus amigos neoconservadores del lado republicano, están decididos a parar los esfuerzos de Trump para trabajar de manera estrecha con Rusia y China, y ahora aliados con “el factor Bannon que trata de operar dentro del aparato de Trump, para tratar de ponerlo en contra de China. Yo pienso que esto es algo estratégico, y que tenemos que contrarrestar completamente eso porque el conocimiento o la percepción de lo que China está haciendo en Occidente, es absolutamente errónea.

Ya no se cuestiona en los círculos británicos ni de Wall Street la realidad de que China está dando enormes saltos en casi todas las áreas de la ciencia, la tecnología y la industria. Pero en vez de ver la fantástica transformación de la economía china como una oportunidad par ala cooperación para restaurar el crecimiento en las economías de occidente y del mundo entero en su conjunto, la casta financiera dominante lo caracteriza como una amenaza existencial a su poder unipolar, y a su capacidad para intentar apuntalar a su quebrado sistema financiero mediante una austeridad mayor y un mayor saqueo de la economía real aquí y en el mundo entero.

Quizás en ninguna parte se ve más claro esto que en Puerto Rico. Los medios noticiosos dominantes y mentirosos está difundiendo titulares escandalosos e histéricos chillando que Trump está ignorando al pueblo de Puerto Rico, a pesar de la masiva operación militar y civil que se está llevando a cabo para restaurar a la isla y a su población que fue devastada, una movilización que ha sido debidamente elogiada por el gobernador de Puerto Rico y sus representantes en el Congreso de Estados Unidos. La vedad de la destrucción intencional de esa sufrida isla por parte del gobierno de Obama y de sus patrocinadores de Street Wall Street ya no se puede suprimir. Fue Obama quien firmó el proyecto de ley el año pasado que le dio el poder a un grupito selecto para apoderase de las finanzas de Puerto Rico y quitárselas al gobierno electo, para imponer una austeridad asesina sobre sus hospitales, su rede eléctrica y más, dejándolos totalmente indefensos frente a los huracanes; y todo para poner las exigencias de la deuda, en su mayor parte ilegítima, antes que las necesidades de la población. La referencia que hizo el Presidente Trump sobre la crisis de al deuda en Puerto Rico, que existía mucho antes que los huracanes, refleja su reconocimiento cada vez mayor durante la última semana de que el sector privado no ha hecho nada, y no hará nada, para enfrentar la crisis actual ni las causas que la provocaron.

Trump decidió la semana pasada que la limpieza de Puerto será cubierto 100% por el gobierno, y al siguiente día anunció que su plan de infraestructura por un billón de dólares ya no tendría la participación del sector privado (el mentado modelo PPP, de proyecto público-privado) sino que estaría financiado 100% por el gobierno nacional y los gobiernos locales. Por supuesto, esto obliga la interrogante de dónde sacaran los fondos el gobierno nacional y los gobiernos locales, un interrogante que solo se puede contestar con el enfoque de las Cuatro Leyes de LaRouche, para restaurar el sistema de crédito hamiltoniano, para reemplazar al sistema monetario británico ahora quebrado que se apoderado cada vez más de Estados Unidos y de las naciones europeas durante los últimos 50 años.

La señora Zepp-LaRouche, en sus comentarios del sábado, abordó la crisis de la civilización desde la perspectiva positiva que ha sido el motor de sus programas y de su esposo Lyndon LaRouche durante el medio siglo pasado, lo que ella bautizó como “el espíritu de la Nueva Ruta de la Seda”:

“Y el espíritu de la Nueva ruta de la Seda es poderoso”, dijo ella. “Es algo que se puede inyectar en todos los demás países, creo yo”. Se refirió a los tiempos difíciles de cuando LaRouche y varios de sus colegas fueron encarcelados por la familia Bush, en una operación ejecutada por el mismo Robert Mueller y sus secuaces corruptos que están ahora ejecutando un intento de golpe contra el Presidente Trump. “Lo que me mantuvo avanzando en todo momento fue que yo sabía que, lo que nosotros estamos haciendo, es algo que se basa en las leyes físicas del Universo; de que lo que hacemos es promover el progreso científico y tecnológico, de promover una imagen del hombre que está en unidad con las fuerzas creativas del universo; y que por lo tanto, lo que decimos pertenece al derecho natural, y nuestros oponentes trabajan contra la ley natural, y por lo tanto no pueden tener éxito.

“Así que tienen que desarrollar de algún modo una perspectiva que no esté limitada y no se vea afectada por tu ambiente cotidiano ni por tu experiencia cotidiana, sino que tienes que informar tu visión sobre algo más: debes tener una idea de lo que la debe ser la humanidad dentro de 100 años. Debes tener una idea de cuáles son las leyes físicas de este universo, y por qué nuestros adversarios son unos pobres idiotas testarudos que no pueden tener éxito.

“Yo creo que si adoptan una perspectiva internacional como su punto de referencia, estarán en una mejor posición de ser un patriota de su país, porque primero eres un ciudadano del mundo, y te afectan los ambientes opresivos, y esa es la manera en que yo lo he venido haciendo. Y eso funciona, yo se los aseguro”.