Nuevo estudio muestra correlación directa entre desempleo, pobreza, y tasa de mortalidad por opiáceos

29 de septiembre de 2017

29 de septiembre de 2017 — En una investigación reciente, Mark Partridge y Mike Betz, profesores del estado de Ohio, encontraron una correlación directa entre el desempleo (que incluye también a los empleos mal pagados y de baja calidad), la pobreza y la tasa de mortalidad por sobredosis de opiáceos en las zonas rurales de Ohio. En el 2015, hubo 3,050 muertes por sobredosis en Ohio. Los profesores dejan muy en claro, sin embargo, que lo que está sucediendo en las zonas rurales de Ohio es un patrón típico en pueblos pequeños y comunidades rurales de todo Estados Unidos.

De acuerdo al diario Record Herald del 26 de septiembre, en una presentación que se llevó a cabo el 21 de septiembre en el foro de Farm Science Review cerca de London, Ohio, titulada “Desolación en la zona rural estadounidense; problema de opiáceos o síntoma”, Betz se refirió a las investigaciones recientes que muestran que por cada 1% de aumento en la tasa de desempleo, la tasa de muertes por sobredosis aumenta en un 3.5%. El tipo de empleos que la gente consigue es también un factor, explicó. Los buenos empleos manufactureros en los que usualmente pagaban $25 dólares la hora, ya no existen; han sido reemplazados por empleos en el sector de comercio minorista en donde el sueldo es de $12 dólares la hora o menos. En la investigación que él y sus coautores hicieron, Bretz explica que encontraron que por cada disminución de 1% en empleos, hay un 3.5% de aumento en la tasa de muertes por sobredosis. La disponibilidad que existe para conseguir recetas médicas de medicamentos cuyos componentes son opiáceos es uno de los problemas.

Para la población blanca de las zonas Rurales, el porcentaje es todavía mucho más alto: si hubo una caída en los sueldos de un 3% en el campo, podría haber casi un 15% de aumento en las muertes por sobredosis. Partridge le llama a esto el “abismo de la desesperanza”. Un estudio reciente demostró que en particular entre hombre blancos de edad mediana, la esperanza de vida está cayendo. Partridge además comparó las tasas de suicidio en las zonas urbanas y las zonas rurales. Las segundas son el doble de las tasas de suicidio que en las zonas urbanas, tanto para hombres como para mujeres. “Esto es un contraste impresionante, que los jóvenes en las zonas rurales se estén matando a una tasa dos veces mayor que en zonas urbanas”, dijo.

Desde 1973, el promedio de los ingresos de los hogares apenas si se ha movido en Estados Unidos, informó Partridge, y señaló que el grupo que ha sufrido más en términos de la falta de crecimiento ha sido el de los hombres blancos. Al relacionar esto con la crisis de los opiáceos, señaló que la gente tiene la aspiración de que a ellos les va a ir tan bien como a sus padres, pero esas aspiraciones “se ven completamente defraudadas, y eso crea muchos problemas”. La gente se siente como si fueran fracasados, y esto los lleva a abusar de las drogas, terminó diciendo.

[Aquí se puede leer el artículo del Record Herald en inglés: http://www.recordherald.com/news/18288/jobs-pay-at-root-of-rural-ohios-opioid-crisis.