Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Los tres crímenes mayores de Robert Mueller: encabezar la fuerza de tarea contra LaRouche; encubrir a los terroristas saudíes del 11-S; encabezar la fuerza de tarea contra Trump

27 de septiembre de 2017
mueller-obama-comey.jpg
El director del FBI Robert Mueller hace un reconocimiento a los aplausos luego de los comentarios del entonces Presidente Barack Obama en el Jardin Rosa de la Casa Blanca, el 21 de junio de 2013. El Presidenet anunció a James Comey, derecha, como el sucesor de Mueller. (Foto oficial de la Casa Blanca).

27 de septiembre de 2017 — El servicio noticioso Executive Intelligence Review News Service publicará este jueves 28 en su semanario EIR, un expediente titulado “Robert Mueller es un asesino judicial amoral: hará su encargo si se le deja”. El expediente demuestra que el intento de golpe que está en marcha contra el Presidente Donald Trump, está dirigido por la misma gente que puso en prisión a Lyndon LaRouche en la década de 1980, y que impidieron que se divulgara el papel de los saudíes y sus controladores británicos en el ataque terrorista contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. El propósito en todas y cada una de estas tres acciones criminales y traidoras ha sido impedir que Estados Unidos rompa con el imperio británico, e impedir que retorne al Sistema Americano de economía política y una sus fuerzas con Rusia y China —los aliados para derrotar al fascismo en la Segunda Guerra Mundial— para derrotar al aparato del terrorismo internacional de hoy día, así como para trabajar juntos en el desarrollo del mundo a través del proceso de la Nueva Ruta de la Seda, el cual se viene implementando bajo el liderazgo de China.

La EIR y su fundador Lyndon LaRouche hacen un llamado a los ciudadanos del mundo a que circulen este expediente ampliamente, como el medio necesario para impedir un mayor descenso en el caos y en la guerra.

La población estadounidense ha demostrado su repudio al fracasado esfuerzo por hacer creer que Rusia le robó la elección a los ingenuos estadounidenses, así como el igualmente fracasado intento de pintar a Trump como un títere ruso y como un supremacista blanco. Todo lo que les queda es el tribunal de la inquisición que controla Robert Swan Mueller III, en base a su nombramiento fraudulento como fiscal especial, y los documentos fraudulentos preparados por el agente británico del MI6, Christopher Steele, sobre las supuesta sumisión de Trump al chantaje ruso.

El FBI está perpetrando ahora de manera abierta una obstrucción de la justicia, al negarse a entregarle al Congreso de Estados Unidos los documentos relacionados a su cooperación con el agente de la inteligencia británica Steele.

Las elecciones del domingo pasado en Alemania, mostraron el derrumbe de los dos partidos tradicionales que han dirigido a Alemania desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, con lo cual queda Alemania en un estado de caos e ingobernabilidad, luego de que hasta ahora había sido el país más estable de Europa. Helga Zepp-LaRouche, cuya candidatura para la Cancillería fue censurada por la prensa europea (aunque la prensa china la entrevistó de manera prominente), señaló que esta fue otra demostración más de que la austeridad y las privaciones económicas impuestas por el quebrado sistema financiero angloamericano han vuelto a los ciudadanos de Europa y de Estados Unidos en contra de todas las formas del liderato fracasado de la posguerra. Esto se evidenció con el voto a favor del Brexit en el Reino Unido, con la elección de Trump, y la revuelta en contra de la Unión Europea en el sur de Europa, y ahora con la desintegración política de Alemania.

La alternativa está muy claramente frente a todo el mundo, como se presenta en el Plan de Emergencia de LaRouche para restaurar el Sistema Americano en occidente, y para que Estados Unidos se incorpore de lleno en el proceso de la Nueva Ruta de la Seda para un desarrollo global en donde todos ganan. Es precisamente porque el Presidente Trump ha indicado su propósito de hacer ambas cosas, por lo que los británicos y sus sicarios en Wall Street y en los residuos de Obama dentro de la comunidad de inteligencia están frenéticos tratando de derrocarlo.

El Instituto Schiller, fundado y presidido por Helga Zepp-LaRouche, intensificará sus campañas en Estados Unidos durante los próximos días. Una conferencia semanal, en inglés, de la señora LaRouche, encabezará el impulso de la campaña para reclutar y educar a la población estadounidense furiosa, no solo para que resista, sino para que aproveche a los pensadores creativos que nos dieron la civilización moderna — como Platón, Confucio, Cusa, Leibniz, Kepler, Bach, Beethoven, Schiller, Vernadsky, Ben Franklin, Alexander Hamilton— para implementar el programa necesario para el futuro de la humanidad basado en la dignidad del hombre. Asimismo, el Comité de Acción Política de LaRouche (LaRouche PAC) iniciará una serie de clases, abiertas a todo mundo, sobre el método económico y científico de Lyndon LaRouche, como el armamento intelectual necesario en las batallas por delante. El consejo de Helga Zepp-LaRouche es: “¡Avanzar como ángeles guerreros”!