Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

LaRouche: No lo discutan. ¡Háganlo nomás!

8 de septiembre de 2017
putin-jaein.jpg
Declaraciones de prensa luego de la reunión entre el Presidente Vladimir Putin de Rsuia, y el Presidente Moon Jae-in de la Republica de Corea. 6 de septiempre de 2017 (en.kremlin.ru)

8 de septiembre de 2017 — De repente se hizo evidente para todos que el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha venido tejiendo una red para instrumentar una estrecha cooperación económica potencial entre Corea del Norte y del Sur con Rusia, así como con China y otros socios también. Este fue siempre el “Plan LaRouche” original para lograr la paz en la península coreana, que funcionó hasta el día en que fue saboteado en el 2002 por las fuerzas que operaban con el entonces vicepresidente Dick Cheney, y luego con el Presidente Obama. Putin ha venido tejiendo esta red con el apoyo indispensable de China, pero también, por lo que parece, con ciertas fuerzas en Washington también.

Cuando se le hizo saber esto a Lyndon LaRouche, este jueves 7, dijo: “No lo discutan. No repitan los detalles. No pierdan tiempo; ¡háganlo nomás! Y al hacerlo, ¡ya!, van a forzar a que salga la mano de esas fuerzas en Washington que se oponen a ello. Van a quedar expuestos, listos para ser neutralizados”.

Al mismo tiempo, el peor huracán que se haya registrado en el Atlántico, con vientos de 180 millas por hora y picos de casi 300 millas por hora, ha estado moviéndose por el Caribe, dejando en una ruina inimaginable en el siglo 21 a algunas de las islas coloniales de Gran Bretaña. El primer ministro de Barbuda, por ejemplo, dijo que el 90% de sus construcciones ha quedado destruido y el 60% de su población se quedó sin vivienda. Los ambos británicos no movieron ni un dedo para prepararse ante la debacle que se prefiguraba.

Pero el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos ha respondido y se aprestó a movilizar los recursos necesarios para enfrentar lo que se pueda venir en Florida y otras zonas amenazadas. Asimismo, la población en general, tanto los rescatistas como los ciudadanos voluntarios, están listos a entrar en acción y mostrar el mismo heroísmo que mostraron en Houston, para responder como es necesario.

En el Caribe, Estados Unidos debe ofrecer toda la cooperación que puede brindar el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, según el programa que propusieron Lyndon LaRouche y el ex Presidente Bill Clinton para Haití después del terremoto de 2010. Obama eliminó ese plan de un solo golpe, de tal modo que Haití, todavía en ruinas, trabaja ahora con China para reconstruir al país.

Pero la tarea urgente y necesaria en Estados Unidos, no es solo reconstruir el desastre ocasionado no tanto por las tormentas, como por la negligencia de los gobiernos sometidos a los dictados imperiales de Wall Street y la City de Londres, que impidieron que se construyeran las obras necesarias para evitar tales desastres. La tarea es la de reconstruir toda la infraestructura económica del país como lo prometió el Presidente Trump en su campaña, y cuyo momento ha quedado en evidencia que es ¡ya! Para eso es necesario empezar a generar el crédito necesario y comenzar a cooperar con China. Solo así volverá Estados Unidos a ser la potencia agro-industrial que se necesita ahora.

Con relación a esto, Lyndon LaRouche dijo de nuevo, “No pierdan tiempo en discutirlo. ¡Háganlo nomás! Y ya veremos quien trata de impedirlo. ¡Va a ser obvio!”