El presidente de Brasil anunció “remate” del sector estatal del país

1 de septiembre de 2017

31 de agosto de 2017 — El Presidente, no electo, sumamente impopular, Michel Temer, anunció la semana pasada su intensión de privatizar 57 de los activos propiedad del Estado brasileño, incluyendo la “joya de la corona”, Eletrobras, el mayor complejo eléctrico en Iberoamérica y el número 10 en el mundo.

Frene a un déficit fiscal de $50 mil millones de dólares, Temer alega que con el asalto que se propone hacer contra el sector estatal, la economía arrancará de nuevo y se crearán empleos. Luego de meses de imponer una austeridad draconiana, y reformas laborales y las pensiones que han significado un golpe devastador contra el nivel de vida de los pensionados y de los trabajadores, no han sido suficientes como para atraer a inversionistas privados. Además, la estadía en la Presidencia de Brasil del propio Temer también está en veremos.

En el paquete que van a rematar se cuentan los puertos, aeropuertos, carreteras, vías ferroviarias, compañías de electricidad y la acuñación de moneda, entre otras cosas. A través de sus filiales, Eletrobras posee el 40% de la capacidad de generación eléctrica de Brasil y controla el 69% de la generación eléctrica del país. No está claro cuánto piensa vender el gobierno del 51% que posee en Eletrobras, pero la agencia británica Reuters informa que los mercados “están eufóricos” ante la posibilidad de devorarse este “ineficiente” complejo eléctrico.

En una observación aguda que publicó el 27 de agosto el Jornal do Brasil, Carlos Lessa, ex presidente del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil, un nacionalista bien conocido de la EIR, advirtió que el plan de privatización propuesto por Temer es un ataque contra el futuro. No va a solucionar el problema del ingreso fiscal, advirtió, porque eso depende de una actividad económica real que en Brasil está desapareciendo. El sector público es fundamental, dijo, para “construir el futuro. Hay momentos en la historia en los que la idea del futuro desaparece... ahora estamos en uno de esos momentos”.

Y con respecto a Eletrobras, Lessa señaló que la producción de energía debe liderar la actividad productiva del país, y además, agregó, nadie va a invertir sin las garantías de seguridad apropiadas. “Por esa razón se establecieron las compañías del sector público”, explicó. “La privatización es un discurso vacío... Nunca en la historia se ha demostrado que solo la privatización vaya a acelerar el crecimiento. El país necesita tener un amplio sector público que le permita funcionar bien”. Sin el, “no hay sociedad, y no hay capitalismo”.

En su edición del 29 de abril del 2005, la EIR publicó una entrevista extensa con Carlos Lessa, en la que él explica su concepción de integración física, el desarrollo de la infraestructura, y la necesidad de implementar en Brasil una “política a la Roosevelt”, –como un Nuevo Trato brasileño.

Puede ver aquí la entrevista: https://www.larouchepub.com/eiw/public/2005/eirv32n17-20050429/eirv32n17-20050429_046-the_financial_dragon_must_be_tam.pdf