Sicarios del Proyecto Democracia protestan porque Tillerson se está alejando de las “revoluciones de colores”

12 de agosto de 2017

9 de agosto de 2017 — Rukmani Bhatia, Coordinador de Investigación de la mentada “Freedom in the World & Freedom of Press”, del frente derechista siniestro llamado Freedom House, se quejó el miércoles 9 en el blog de esa institución, de que el Secretario de Estado de Trump, Rex Tillerson, estaba “borrando calladamente” la “promoción de la democracia”. Recientemente, se han estado excluyendo las referencias a “sistemas de gobierno democráticos”, en los mensajes formales de saludo que se han enviado a varias naciones, se queja Bhatia, y circulan informes de que “Tillerson planea quitar cualquier referencia a la promoción de la democracia —un pilar central de la política exterior de Estados Unidos— de la declaración sobre la misión del Departamento de Estado”.

Eso sería algo grande. La “promoción de la democracia” es el nombre orweliano dado a la política exterior colonial británica, adoptada por Estados Unidos, bajo los traidores anglófilos de Wall Street —los hermanos Dulles y demás— quienes se apoderaron paulatinamente del control del gobierno después de la muerte de Franklin Roosevelt. Durante décadas, desde Truman hasta Barack Obama y su instalación del gobierno nazi en Ucrania, fuerzas militares o “revoluciones de colores” han ejecutado golpes de Estado y desestabilizaciones a nombre de la “democracia”. En la mayoría de estas operaciones, se puede ver la mano siniestra de Freedom House, y siguen activos. En junio del 2017, el operativo de alto nivel de Freedom House, Arch Puddington, —quien tuvo un papel clave en dirigir la operación del drogadicto Dennis King contra LaRouche— publicó un documento de 64 páginas que ataca a Vladimir Putin y a Xi Jinping como los ejemplos de “autoritarios modernos” a quienes hay que sacar del poder.